Inseguridad y celos en los hombres

Los celos y la inseguridad son una parte de la condición humana que probablemente todos experimentamos en algún momento. Aunque los individuos pueden experimentarlos de manera diferente, los hombres tienen mucho en común en cuanto a la forma en que piensan y sienten inseguridad y celos. Reconocer estos sentimientos y comprender su origen puede hacerlos más manejables y menos molestos.

Cómo se relacionan

La inseguridad y los celos son conceptos que se utilizan indistintamente. A pesar de que están íntimamente relacionados entre sí, hay diferencias entre ellos. La inseguridad es una forma de ansiedad, un malestar causado por la duda de sí mismo, de acuerdo con la psicoterapeuta William Berry, en su artículo para "Psychology Today", "Insecure? It Has Its Benefits". Los celos, sin embargo, son el resultado de una amenaza percibida, causada por el miedo de perder a alguien o algo. Por lo tanto, los celos pueden ser una consecuencia de la inseguridad.

Causas subyacentes

Las teorías varían con respecto a las razones de los hombres para sentir inseguridad y celos, una de los cuales se atribuye a la evolución. Esta idea sostiene que los hombres tienden a sentirse inseguros en cuanto a la fidelidad sexual de sus parejas, motivados por su deseo de reproducirse, según la psiquiatra Gail Saltz en su artículo "Today Health" article, "Jealousy: Is it the Same for Men and Women?". Saltz afirma también que los factores sociales y culturales, tales como las relaciones con los padres, hermanos y compañeros, también son posibles causas de inseguridad y celos.

Funciones y beneficios

Aunque la inseguridad y los celos no se sienten bien, son indicadores de que los hombres se preocupan por las relaciones y por lo general quieren mantenerlas. La inseguridad y los celos, por tanto, pueden ser catalizadores para el cambio y la mejora, afirma Berry. Cuando estos problemas se identifican y exploran, los hombres pueden aprender más sobre sí mismos y cómo sus comportamientos dan forma a sus relaciones con los demás. Los hombres entonces pueden darse cuenta cuando tales formas de sentir y de pensar se convierten en un problema, y ​​recurrir a medios saludables para manejarlos, como la comunicación abierta, honesta y respetuosa con los demás.

Los casos extremos

Muchas señales indican inseguridad y celos excesivos en los hombres. Algunos pueden escuchar conversaciones telefónicas, por ejemplo, o hacer frecuentes acusaciones de infidelidad. Otros pueden tratar de controlar a sus parejas aislándolas de sus amigos y miembros de la familia, o mediante el control de los teléfonos móviles y las cuentas de redes sociales. Comportamientos como éstos ofrecen señales de alerta que indican la posibilidad de que estas actitudes aumenten y lleguen a ser físicamente peligrosas, según el psicólogo Shauna Springer en su artículo "Jealousy is a Dangerous Sword -- Are You Ready for Some Tips?".

Más galerías de fotos



Escrito por jill avery-stoss | Traducido por natalia pérez