Cómo iniciar un grupo de jóvenes preadolescentes

Los preadolescentes (9 a 12 años) tienen una edad intermedia entre los programas para jóvenes y niños. Ellos son demasiado grandes para encajar con los programas de niños y demasiado jóvenes para integrar un grupo pastoral juvenil. Los grupos de jóvenes de esta edad son cada vez más comunes en las iglesias y otras organizaciones que ayudan a la juventud. Si estás pensando armar un grupo de jóvenes preadolescentes, puedes lograr tus objetivos con un poco de planificación e investigación.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Antes de que inicies

  1. Determina si se necesita un programa. Averigua por qué piensas que la iglesia necesita el programa y cómo crees que se puede lograr.

  2. Ponte en contacto con los líderes de la iglesia para hacer una reunión. Es importante que hables con los líderes de tu iglesia antes de que cualquier cosa ocurra. Obtén la aprobación necesaria para realizar el programa.

  3. Habla con los padres de los preadolescentes para averiguar lo que ellos sienten que es importante en un grupo de jóvenes. Escucha con atención e incorpora lo aprendido en tu planificación.

    Recluta voluntarios

  1. Haz correr la voz a través del boletín de anuncios que estás buscando voluntarios para iniciar un grupo de jóvenes preadolescentes. Asegúrate de aclarar cuáles serán las tareas específicas de los voluntarios.

  2. Reúnete con tus voluntarios y discute el programa. Crea una misión y ponle un nombre al grupo para darle una identidad al grupo juvenil.

  3. Determina las cosas que hará cada uno, en que día y a que hora se reunirá el grupo y que actividades y lecciones se desarrollarán durante el encuentro. Entre algunas tareas específicas se pueden incluir la merienda, la puesta en marcha/la limpieza, la música, la enseñanza y los líderes de la reunión.

    Invita a los niños y prepara el primer encuentro

  1. Adquiere los suministros necesarios utilizando el presupuesto asignado para el programa. Si no tienes presupuesto o no alcanza, pide donaciones.

  2. Invita a los niños. Asegúrate de que los padres sean conscientes de lo que está pasando. Anima a los niños a invitar a sus amigos. Envía recordatorios previos a la primera noche a través de correos electrónicos, textos o en anuncios de la iglesia.

  3. Comunícate con tus voluntarios para asegurarte de que entiendan cuáles son sus responsabilidades. Recuérdales que también pueden invitar niños al evento.

  4. Reúnete con tus voluntarios después del primer evento del grupo de jóvenes y evalúa cómo se desarrolló la reunión. Ajusta el programa si fuera necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por jane rodda | Traducido por luis alberto fuentes schwab