Cómo iniciar una conversación con tu hijo adolescente

Intercambiar información, ideas y opiniones con tu hijo es una parte importante de mantener una relación sana con él. Sin embargo, tener una simple conversación con un adolescente puede llegar a suponer un esfuerzo muy grande, contigo haciendo preguntas ansiosas y recibiendo a cambio solamente respuestas con monosílabos, de poca precisión o respuestas negativas. Si bien comenzar una conversación con tu hijo adolescente requiere un poco de habilidad, no es algo tan complicado de realizar como parece.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Genera oportunidades para poder pasar tiempo con tu hijo adolescente. Pídele que te ayude a hacer la cena o que te acompañe al mercado a comprar comida. Comienza una conversación haciéndole preguntas sin prejuicios que tengan que ser contestadas con más que un monosílabo. Puedes preguntarle por ejemplo "¿Cómo te va en las prácticas de baloncesto?", "¿Qué es lo que más te gusta del museo de ciencias?" o "¿Cómo te fue con el informe del libro de la vez pasada?". Si se niega a hablar sobre sus cosas, desvía la conversación en otra dirección, preguntándole sobre sus amigos o profesores. Evita hacerle preguntas a tu hijo que impliquen un "¿Qué..." al comienzo de la frase, ya que suelen generar la impresión de que estás haciéndole preguntas más que intentar iniciar una conversación, según advierte la psicóloga Laura Markham en su página web "Aha! Parenting".

  2. Aprovecha las interrupciones de los comerciales. Puedes sentarte a mirar televisión y películas junto a tu hijo y durante el comercial puedes preguntarle su opinión sobre la actuación, la dirección, la trama y los personajes de lo que están mirando. Mientras miras las noticias o hay un debate político, puedes preguntarle lo que piensa sobre una noticia importante o algún asunto político. Cuando estén mirando deportes, puedes preguntarle sobre cómo le va en sus prácticas de béisbol en la escuela. Para algunos adolescentes es más fácil tener una conversación cuando no están haciendo contacto visual directo, estando más dispuestos a conversar mientras miran la televisión o una película.

  3. Asegúrate estar disponible para tu hijo después de una cita o una noche con sus amigos. La mayoría de los adolescentes están más abiertos a conversar por la noche durante un aperitivo, según aconseja Markham. Evita atosigarlo con preguntas acerca de su cita, ya que podrías hacer que se cierre a conversar. Para comenzar la conversación puedes intentar ofrecer hacer un aperitivo por la noche y comentarle "¿Cómo estuvo tu cita?", "Me divertí mucho conociendo a tu cita. ¿Cómo te fue con el baile?" o "¿Cómo estuvo el bowling con tus amigos? ¿Qué equipo ganó?"

  4. Utiliza las comidas para generar conversaciones. Puedes hacerle preguntas neutrales a tus hijos adolescentes sobre los trabajos en clase, proyectos de ciencia, deportes de equipo o cualquier otro tipo de evento escolar. Muestra interés haciéndole preguntas de seguimiento como "¿Cómo respondió la clase a tu experimento de ciencia?". Evita comprometerlo demasiado a conversar, también puedes compartir tus propias noticias con el resto de la familia para hacerle más liviano ese compromiso. Cuenta una historia divertida que haya ocurrido mientras estabas de compras o de algún evento que haya ocurrido en tu trabajo. Pídele a tu hijo que te aconseje sobre cómo manejaría algún problema que estás teniendo en tu trabajo. Los adolescentes generalmente reflejan el comportamiento de sus padres. Si tu hijo te ve conversar libremente y compartir, eso lo animará a hacer lo mismo.

Más galerías de fotos



Escrito por liza blau | Traducido por alejo beltzer