¿Qué ingredientes rellenadores deben evitarse a la hora de elegir cremas faciales?

Los ingredientes de muchas cremas faciales prometen rellenar las líneas y emparejar la superficie irregular que resulta del envejecimiento normal o de los daños en la piel debido a la dieta o la exposición a la intemperie. Ya en 1953, el British Journal of Industrial Medicine ínformaba sobre la sensibilidad y la irritación en la piel luego del contacto con productos derivados del petróleo que, en la actualidad, se incorporan rutinariamente para utilizarse como rellenadores de líneas de expresión en cremas para la cara. Las agencias reguladoras federales de los Estados Unidos no controlan el uso de rellenadores en cremas faciales, por lo que es necesario tener mucho cuidado para evitar el uso de ingredientes vinculados con el agravamiento de alergias y la incidencia de sensibilidad en la piel.

Lauret sulfato de amonio

El Environmental Working Group (EWG por sus siglas en inglés) reporta que existe el riesgo de experimentar irritación en ojos, piel y pulmones tras el contacto con el lauret sulfato de amonio, lo mismo que una intoxicación del sistema de órganos. Comúnmente, este ingrediente forma parte de cremas faciales antienvejecimiento, así como de champús, acondicionadores, tintes para el pelo, jabones antibacterianos, geles espumosos y espumas para la ducha. Los nombres alternativos del lauret sulfato de amonio en las etiquetas de productos que lo contienen son sulfato dodecyl de amonio, lauril sulfatosal de amonio, ácido sulfúrico, éster monododecil y sal de amonio. En un estudio, la aplicación diaria de una mezcla de sulfato de lauril sulfato y amonio tioglicolato en conejos vivos durante un período de 20 días terminó matando aproximadamente al 50 por ciento de ellos. El EWG clasifica esta sustancia como de riesgo moderado cuando se usa en pequeñas concentraciones añadidas a los champús y otros productos de limpieza personal. Su uso como agente rellenador de líneas de expresión en cremas faciales no ha sido ampliamente estudiado.

Aceite mineral

El aceite mineral representa cierto riesgo de cáncer, agravamiento de las alergias, problemas de inmunotoxicidad, intoxicación del sistema de órganos e irritaciones de la piel, los pulmones y los ojos. Además de figurar como ingrediente rellenador en cremas faciales, el aceite mineral se utiliza en suavizantes para cutículas, removedores de maquillaje, lubricante oculares, ungüentos antibióticos, desodorantes antitranspirantes y cremas para controlar la dermatitis del pañal. El EWG clasifica al aceite mineral como un producto de riesgo bajo o moderado, ya que la cantidad contenida en el producto determina el nivel de toxicidad. La U.S. Food and Drug Administration expone que el aceite mineral es seguro para su uso específico o general, salvo en la producción de alimentos; sin embargo, los resultados oficiales de la evaluación de seguridad de dicho ingrediente para su uso en cosméticos y cremas faciales aún no han sido determinados por la agencia. El Registry of Toxic Effects of Chemical Substances (Registro de Efectos Tóxicos de Sustancias Químicas o RTECS en inglés), encontró vínculos entre el aceite mineral y la formación de tumores en la piel, las vías respiratorias y la sangre. También se observó irritación constante de la piel.

Propilparabeno

El propilparabeno es un conservador que pertenece a un grupo de ésteres del ácido p-hidroxibenzoico conocidos como PHBA. El propilparabeno está relacionado con el cáncer, los trastornos del desarrollo y la reproducción y las alergias, por lo que el EWG clasifica dicha sustancia como moderadamente peligrosa. Además de utilizarlo como agente rellenador en cremas para la cara, el propilparabeno se encuentra también en los limpiadores faciales, el protector solar, las bases de maquillaje, las cremas hidratantes y el champú. La European Commission on Endocrine Disruption asegura tener poderosas evidencias de que éste y otros parabenos actúan como disruptores endocrinos humanos. La revisión de la industria cosmética también expone evidencia de que la sustancia es altamente tóxica para la piel humana. El RTECS señala que en más de una prueba in-vitro en células de mamíferos se observó "mutación positiva". Incluso en concentraciones de menos de 0,1 por ciento, los estudios que han puesto a prueba el uso del propilparabeno registraron efectos secundarios alérgicos que incluyen "picazón, ardor, descamación, ronchas y ampollas", advierte el EWG.

Más galerías de fotos



Escrito por david b. ryan | Traducido por pei pei