Los ingredientes de los antitranspirantes

El desodorante, como su nombre indica, está diseñado para evitar que huelas de forma desagradable cuando sudas. Los antitranspirantes toman la protección contra el olor corporal un paso más allá al agregar ingredientes que bloquean los conductos del sudor. Esto reduce la cantidad de sudor que llega a la superficie de la piel donde se crea el olor desagradable.

¿Qué es lo que tiene está cosa?

Los ingredientes activos de los antitranspirantes son compuestos conocidos como sales de aluminio. Cuando se aplican a la piel, las sales de aluminio forman tapones temporales que se depositan en los conductos de sudor, formando una barrera física que impide que el sudor llegue a la superficie de la piel. Como los desodorantes, los antitranspirantes también contienen agentes antimicrobianos. Los antimicrobianos matan a las bacterias que se encuentran naturalmente en la piel de las axilas. Estas bacterias se alimentan de tu sudor, que es lo que produce el mal olor corporal. La reducción del número de estas bacterias reduce la cantidad de olor causado por la sudoración. Debido a que es imposible dejar de sudar por completo, la mayoría de los antitranspirantes contienen fragancias para ayudar a enmascarar cualquier olor que todavía podría ocurrir si sudas profusamente durante el día. El alcohol, los triglicéridos, el aceite de ricino y otras sustancias similares se añaden a los antitranspirantes para mantener los ingredientes activos y para que sean fáciles de aplicar a la piel. Los antitranspirantes en aerosol también contienen un propelente. Se añaden parabenos como conservantes para prolongar su vida útil y algunos contienen un ingrediente conocido como PEG-8 diestearato, que ayuda a eliminar el antitranspirante al final del día o por la mañana cuando te duchas.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle miley | Traducido por gabriela nungaray