Ingesta diaria de agua para bajar de peso

Se ha demostrado que la mejor bebida para deshacerte de esos kilos no deseados ya está en tu cocina. ¿Cuál es esta maravilla? El agua. Numerosos estudios indican que consumir más agua durante el día, en particular un vaso antes de las comidas, te ayudará a llegar a tu peso objetivo más rápido.

Beneficios

Beber un vaso de 16 onzas de agua antes de comer puede ayudarte a perder peso, según un estudio publicado el 18 de febrero de 2010 en la revista "Obesity", el cuál encontró que los adultos de mediana edad y mayores con sobrepeso que consumieron dicha cantidad redujeron su consumo de calorías y perdieron más peso. Para obtener los mayores beneficios, no bebas agua durante la comida, ya que puede dificultar la digestión apropiada; hazlo antes.

Teorías

Una posible explicación para esto es que la sed puede ser fácilmente confundida con hambre. Cuando los participantes del estudio saciaron su sed, su sensación de hambre disminuyó. Otra posibilidad es que el volumen de agua consumido directamente antes de la comida proporciona una sensación de saciedad en el estómago, lo que reduce el espacio disponible para los alimentos. Otra teoría que los científicos proponen es que el agua juega un papel en el metabolismo de las grasas, aunque se necesita más investigación para confirmar exactamente cómo funciona esto.

Conceptos erróneos

Puedes pensar que el jugo de fruta o incluso los refrescos serían útiles para perder peso. Por desgracia, no funciona de esa manera, el consumo de soda y jugo en realidad dificulta la pérdida de peso. Las calorías deben provenir de los alimentos, no de las bebidas, para el mantenimiento exitoso del peso. Incluso el refresco de dieta puede dificultar la pérdida de peso debido a su interferencia en la respuesta del cerebro a las sustancias dulces, de acuerdo con “The Nutrition Source”, una publicación en línea de Harvard School of Public Health.

Recomendaciones

La National Academy of Sports Medicine recomienda beber 96 onzas de agua al día, o más si vives en un clima cálido o sudas profusamente. Corresponde a 12 vasos de ocho onzas al día, pero con algunos hábitos simples, puedes fácilmente aumentar tu consumo poco a poco hasta llegar a la cantidad recomendada. Por ejemplo, compra una botella de agua deportiva que te guste. Si no te gusta el sabor del agua, añádele una rodaja de limón o lima.

Precaución

Aunque la mayoría de los estadounidenses no toman suficiente agua, beber demasiada plantea riesgos graves para la salud. La hiponatremia es una condición donde las concentraciones de sodio en la sangre bajan demasiado y puede ser resultado de beber demasiada agua demasiado rápido, dos galones por ejemplo. Para evitar estos riesgos, consulta a tu médico si crees que necesitas consumir mucho más de la cantidad diaria recomendada. Él podrá recomendarte bebidas deportivas para reemplazar los electrolitos perdidos.

Más galerías de fotos



Escrito por pamela ellgen | Traducido por barbara obregon