Ingesta de agua y ejercicio

Cuando te ejercitas, tu cuerpo pierde agua a través del sudor, cosa que usas para mantener a tu cuerpo fresco. Como mucha gente con frecuencia no bebe el agua que debe por día, hasta ni cuando está inactiva, es vital que regularmente tomes agua mientras te estás ejercitando para asegurarte de que mantienes el balance de fluidos apropiados en tu cuerpo. Debes hidratarte apropiadamente antes, durante y después de ejercitarte.

¿Cómo se reemplaza el agua?

Beber agua ayuda no sólo a restaurar el agua o el sodio que pierdes durante la ejercitación, sino que el agua te ayuda a regular la temperatura de tu cuerpo. Esto es especialmente útil cuando una persona se está ejercitando durante extremadamente altas temperaturas, ya sea en el interior o en el exterior. A medida que una persona envejece, el cuerpo regula menos la temperatura, haciendo que tomar agua sea mucho más importante. Aunque es importante beber agua durante y después de los ejercicios, no olvides tomar un poco antes de comenzar con ellos.

Nivel de ejercicios

La cantidad de agua que bebes generalmente depende de lo largo y estresante que sea el programa de ejercicios. Si te ejercitas mucho, debes beber una taza de agua cada 15 minutos de ejercicios. Si los ejercicios son moderados, 1/2 taza cada 15 minutos va a ser suficiente. Otra regla es pesarte antes de los ejercicios, y pesarte nuevamente cuando terminas. Si ves que has perdido libras, debes beber 2 1/2 tazas por cada libra que hayas perdido, de acuerdo a aarp.org.

¿Qué clase de agua necesitas?

Mucha gente utiliza las bebidas deportivas como reemplazo del agua pura mientras se ejercita. Las bebidas deportivas tienen algunos méritos porque contienen electrolitos, que se pierden generalmente a través del sudor durante tus sesiones de ejercicios. Estas bebidas son útiles para los que se ejercitan duramente y cuyas sesiones son de más de 45 minutos, de acuerdo a AARP.org. Para los que se ejercitan menos de ese tiempo, el agua es la mejor opción para hidratarse porque no tiene calorías, es menos cara y siempre está ahí.

¿Cuánto es demasiado?

Aunque te puede sorprender, es posible que hidrates a tu cuerpo demasiado, una condición que se llama intoxicación por agua. El consumo excesivo de agua lleva a una disminución en la sal de la sangre, que necesitas para la mayoría de las funciones corporales. Los síntomas de la intoxicación incluyen mareos, náuseas, apatía y confusión. Si experimentas cualquiera de estos síntomas mientras te ejercitas, busca tratamiento médico de emergencia.

Consejos para hidratarse

Los días que te ejercitas trata de seguir una rutina para tomar el agua suficiente: cuando te despiertes toma 1 o 2 tazas (8 onzas -240 g) de agua. Continúa bebiendo agua durante todo el día, pero bebe 1 ó 2 tazas por lo menos 30 minutos antes de la sesión. Mientras estés ejercitando, bebe 1/2 a 1 taza cada 15 minutos. Cuando termines, sigue bebiendo agua aunque no tengas sed.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por adriana de marco