¿Puedo ingerir sulfitos al estar embarazada?

Cuando estás embarazada, las preocupaciones sobre los aditivos alimentarios y los productos químicos tienen una significación nueva. Evalúas todo lo que ingieres contra el riesgo potencial para tu bebé en desarrollo. Los sulfitos, conservantes utilizados en muchos alimentos procesados, así como en el vino, pueden causar reacciones alérgicas en algunas personas, pero no se han demostrado perjudiciales en el embarazo.

Fuentes

Varios diferentes compuestos químicos utilizados en la producción de alimentos caen en la categoría de sulfitos. El dióxido de sulfuro, el sulfito de sodio, el bisulfito de sodio, el bisulfito de potasio, el metabisulfito de potasio y el metabisulfito de sodio se clasifican como sulfitos. Los sulfitos evitan que las carnes, frutas y verduras se pudran cuando se expone al aire y por eso son utilizados comúnmente en bares de ensaladas para mantener los alimentos con apariencia fresca. En los alimentos procesados, los sulfitos actúan como conservantes y agentes blanqueadores. La fermentación de la cerveza y el vino también produce sulfitos. Los sulfitos pueden utilizarse en frutas, carnes y vegetales, excepto en las patatas. Los alimentos que contienen más de 10 partes por millón deben catalogarse como que contienen sulfitos.

Advertencias durante el embarazo

Los alimentos que contienen sulfitos no llevan etiquetas de advertencia para las mujeres embarazadas. Las bebidas alcohólicas llevan etiquetas de advertencia para la embarazada porque el contenido de alcohol puede causar defectos de nacimiento, no porque los sulfitos suponen un riesgo durante el embarazo.

Efectos

La U.S. Food and Drug Administration estima que alrededor del 1% de los estadounidenses tiene una sensibilidad de sulfito. Si tienes sensibilidad al sulfito, puedes desarrollar síntomas como sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho, urticaria, hinchazón facial conocida como angioedema, vómitos y diarrea. Alrededor del 8% de las personas con asma puede tener sensibilidad al sulfito, aunque los números varían, informa el Food Marketing Institute.

Precauciones

Si estás embarazada y tienes una sensibilidad al sulfito, una reacción que provoca dificultad para respirar podría afectar la cantidad de oxígeno que el bebé recibe a través de la placenta. Lee las etiquetas cuidadosamente para evitar sulfitos si has tenido una reacción de sensibilidad. Si tienes asma, come alimentos altos en sulfitos con cautela, ya que tener asma aumenta el riesgo de desarrollar sensibilidad al sulfito. La sensibilidad al sulfito puede aparecer a cualquier edad, incluso si has consumido sulfitos antes sin problema.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por paulina illanes amenábar