Infusiones salinas y procedimientos del sonohisterograma

Antes de que te hagan un sonohisterograma pregunta a tu médico si te puede recetar algo para la ansiedad, debido a que puede ser una prueba un poco invasiva.

Los doctores usan un sonograma con infusión salina o SIS, también conocido como sonohisterograma (SHG), como una herramienta de diagnóstico para detectar problemas adentro del útero. Un sonohisterograma es una versión un poco más elaborada de un ultrasonido transvaginal, el cual es la prueba de imagenología de elección para evaluar la estructura pélvica y el sistema reproductor femenino porque provee información valiosa, pero segura durante el embarazo, es relativamente barata y no usa radiación ionizante, lo que puede tener peligrosos efectos. La diferencia entre un ultrasonido transvaginal estándar y un sonohisterograma es que para hacer un sonohisterograma, el útero se tiene que llenar con un fluido estéril antes de llevarse a cabo; estro provee imágenes significativamente mejores del revestimiento interior del útero que con el ultrasonido.

Propósito

Cuando tu doctor quiere evaluar el revestimiento interior del útero (cuyo término médico es endometrium o endometrio) para determinar la causa de un sangrado vaginal anormal, infertilidad o abortos recurrentes, un sonohisterograma mejora en mucho la información que si la obtiene con un ultrasonido transvaginal regular. Esta prueba puede identificar varios problemas diferentes como los fibroides, los pólipos endometriales, productos retenidos de la concepción o anomalías congénitas (útero de forma anormal).

Preparación

La mayoría de lo médicos buscan infecciones haciendo cultivos cervicales varios días o semanas antes de un sonohisterograma. Tu médico coloca un pequeño cateter a través del cervix para llenar el útero con fluido. El cateter, en teoría podría esparcir una infección existente en el cervix al útero, por eso, muchos médicos también prescriben antibióticos preventivos para ser tomados antes y después de la prueba. Aun con los antibióticos, puedes desarrollar una infección u otra complicación después de un sonohisterograma, pero el riesgo es muy pequeño (menos del 1 por ciento).

Procedimiento

Para hacer un sonohisterograma, tu médico primero llena el útero con un fluido estéril a través de un cateter insertado por la vagina y el cervix hacia el útero. Después posiciona la sonda en la vagina, ya que esta locación es la más cercana al órgano reproductivo y proporciona las imágenes más exactas. La sonda emite ondas de sonido a una frecuencia inaudible para el oído humano. La mayoría de los exámenes de ultrasonido transvaginales toma menos de 10 minutos en hacerse; un sonograma con infusión salina o sonohisterograma, en general, no lleva más de estos 10 minutos.

Después de la prueba

Aunque generalmente no se experimenta mucho dolor durante un sonohisterograma, puedes sentir algo de molestias y a menudo calambres significativos. Además de las molestias asociadas con la colocación de un espéculo y la sonda de ultrasonido vaginal, muchas mujeres experimentan dolorosos calambres menstruales cuando el fluido entra y distiende el útero. Tomar un calmante del dolor que no necesita prescripción médica como el ibuprofeno, o incluso un medicamento para la ansiedad una o dos horas antes del procedimiento, puede ayudar a minimizar la molestia. Después del procedimiento, en general, no hay restricciones en cuanto a la actividad; pero un ligero dolor y sangrado comúnmente ocurren varios días después de la prueba. Si experimentas fiebres, dolores severos o persistentes, o sangrado persistente y/o abundante después del sonohisterograma; llama a tu médico para hablar de tus síntomas.

Resultados

Un sonograma con infusión salina o sonohisterograma es generalmente considerado una buena prueba de diagnóstico para encontrar anormalidades en el endometrio, pero no puede distinguir un tipo de anormalidad (como un fibroide), de otro (como un pólipo). De la misma manera, mientras que esta prueba es muy confiable para detectar anormalidades, si estas existen, también puede dar positivos falsos indicando que algo puede estar mal cuando no es así. Si tu médico interpreta los resultados de tu prueba como normales, generalmente no es preciso hacer una prueba de imagenología de seguimiento. Si el sonohisterograma detecta algo anormal, tu médico sugerirá una prueba más definitiva, pero también más invasiva como la histeroscopia, para comprobar los resultados del sonohisterograma.

Foto: Comstock/Comstock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por joshua u. klein, md
Traducido por maria del rocio canales