Información sobre problemas pulmonares por EPOC

La gente que tiene problemas respiratorios crónicos a menudo se encuentra confundida por la terminología usada por sus médicos para describir su dolencia. Un acrónimo comúnmente usado en los círculos médicos es EPOC --enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Más que una enfermedad definida con criterios diagnóstico bien establecidos, la EPOC representa un rango de dolencias con síntomas que van de ligeros a severos. Todas las personas con EPOC tienen inflamación en sus vías respiratorias, y la mayoría muestran un descenso progresivo en su habilidad para mover aire dentro y fuera de sus pulmones.

Una gama de señales y síntomas

De acuerdo con una revisión de 2012 en "The Journal of Clinical Investigation", la EPOC es mejor descrita como una gama de trastornos pulmonares traslapados. En un extremo del espectro está la bronquitis crónica, que causa tos persistente, producción aumentada de moco y paredes de vías respiratorias engrosadas. En el otro extremo está el enfisema, marcado por la destrucción del tejido pulmonar, intercambio de oxígeno disminuido y falta de aliento severa. Entre estas etapas, puedes encontrar grados diversos de fatiga, baja tolerancia al ejercicio, capacidad de trabajo disminuida, dificultad para respirar y susceptibilidad aumentada a las infecciones respiratorias.

Causas

Fumar es la causa más común de la EPOC. Debido a un aumento global en el uso del cigarrillo, se predice que la EPOC se volverá la tercer principal causa de muerte y discapacidad a nivel mundial en 2020. Aunque fumar es la principal causa de la EPOC, no es la única. La EPOC puede desarrollarse en gente que nunca ha fumado. La Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica enumera la exposición ocupacional a polvos y humos, la quema de combustibles de biomasa y la contaminación urbana del aire como riesgos adicionales de EPOC.

Diagnóstico

La bronquitis crónica normalmente se diagnostica con base en tus síntomas. Si tienes una tos que produce mucha flema por al menos tres meses en cada uno de dos años consecutivos, puede ser que tu médico diagnostique bronquitis crónica. No todas las personas con bronquitis crónica desarrollarán enfisema. A medida que la EPOC progresa y disminuye tu flujo de aire, el medio más confiable para el diagnóstico es la espirometría. Esta prueba mide tu capacidad pulmonar y el volumen de aire que puedes exhalar en 1 segundo. Las personas con EPOC más avanzada tienen mayor dificultad para mover aire a través de sus pulmones, y sus resultados de la espirometría reflejan la severidad de su enfermedad. Otras pruebas, como radiografías torácicas o tomografías computarizadas, pueden ayudar a determinar qué tan bien desplazas el aire dentro y fuera de tus pulmones y determinar la capacidad para el intercambio de gases, como oxígeno y dióxido de carbono, de tus pulmones. Dependiendo de la severidad de tu enfermedad, un pulmonólogo puede comenzar el manejo de tu EPOC.

Exacerbaciones

A diferencia de muchas otras enfermedades progresivas, que a menudo están marcadas por un empeoramiento lento y gradual de los síntomas, la EPOC se caracteriza por caídas intermitentes y abruptas llamadas "exacerbaciones". Estos episodios normalmente comienzan con una infección respiratoria viral o bacteriana, y a menudo son anunciadas por un empeoramiento repentino de la tos y mayor falta de aliento. Aunque muchas exacerbaciones pueden tratarse en casa, tales recaídas son una causa común de hospitalización para las personas con EPOC. Un estudio publicado en el número de noviembre de 2012 de "Thorax" mostró que mucha gente no regresa a su nivel anterior de función después de una exacerbación.

Tratamiento

El principio principal del tratamiento de la EPOC es prevenir una mayor lesión pulmonar, de ser posible. Dejar de fumar y evitar el humo de segunda mano, así como otros irritantes pulmonares, es clave para el manejo de la EPOC. Tu médico puede recetar cualquiera de varios medicamentos inhalados u orales para dilatar tus vías respiratorias y reducir la inflamación de tus pulmones. Si lo puedes realizar, puede ser que tu médico recomiende hacer más ejercicio. Las vacunas contra la influenza estacional y la neumonía se recomiendan normalmente. Puede ser que se receten antibióticos durante las exacerbaciones. Las personas con EPOC severa a menudo se benefician con el uso de oxígeno. La rehabilitación pulmonar, un programa exhaustivo que incluye educación sobre la enfermedad, asesoría nutricional, condicionamiento respiratorio y entrenamiento de los músculos mayores, son útiles para la mayoría de las personas con EPOC. Tu médico puede referirte al centro más cercano que ofrezca rehabilitación pulmonar. Algunas personas con EPOC se benefician de procedimientos para mejorar la función pulmonar. vesículas individuales, que son grandes espacios de aire en los pulmones de las personas con enfisema, pueden retirarse si comprimen el tejido pulmonar saludable adyacente. La cirugía de reducción de volumen pulmonar retira áreas más grandes de tejido pulmonar dañado, permitiendo la expansión del tejido pulmonar saludable restante. El trasplante pulmonar puede ser indicado para personas con EPOC "terminal" cuyas probabilidades de supervivencia sólo puedan ser mejoradas mediante una cirugía tan drástica.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por alfredo romero mariscal borbolla