Información nutricional de los tomates secados al sol

El secado revela la dulzura natural en los tomates, y los tomates secados al sol les confiere un sabor robusto a una gran variedad de platos. Puedes encontrarlos en muchas tiendas de comestibles o puedes hacerlos en casa, ya sea mediante el secado al sol bajo una gasa o cociéndolos a fuego lento en el horno. Además de sus beneficios estéticos, los tomates secados al sol sirven como una excelente fuente de varios nutrientes y ofrecen una serie de beneficios a la salud debido a su perfil nutricional.

Calorías y macronutrientes

Los tomates secados al sol contienen una cantidad moderada de calorías, 139 calorías por taza, o 7% de las calorías en una dieta de 2,000 calorías. Cada porción contiene 30 gramos de carbohidratos totales, incluyendo 6.6 gramos de fibra dietética, que es el 26 y 17% de la ingesta de fibra diaria recomendada para las mujeres y los hombres, respectivamente. Esta fibra aumenta la salud digestiva, ayudando a evitar el desagradable estreñimiento y te ayuda a sentirte lleno. Una taza de tomates secados al sol también proporciona 7.6 gramos de proteína y 1.6 gramos de grasa.

Contenido mineral

Los tomates secados al sol sirven como una excelente fuente de minerales, en especial potasio y magnesio. El potasio ayuda a los nervios a comunicarse y regula el equilibrio de los electrolitos, mientras que el magnesio mantiene el tejido óseo sano y ayuda en la producción de energía. Una porción de 1 taza de tomates secados al sol proporciona 105 miligramos de magnesio, 33 y el 25% de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y los hombres, respectivamente, y 1,850 miligramos de potasio, o 39% de la ingesta diaria recomendada. Consumir tomates secados al sol también aumenta la ingesta de hierro, manganeso, cobre y fósforo.

Contenido de vitaminas

Agrega tomates secados al sol a tu dieta como fuente de vitaminas, especialmente vitamina K y niacina. La vitamina K ayuda a tu cuerpo a mantener el tejido óseo mineralizado y desempeña un papel esencial en la formación de coágulos de sangre, mientras que la niacina apoya al metabolismo y contribuye a la función saludable del cerebro. Las mujeres necesitan 90 microgramos de vitamina K y 14 miligramos de niacina al día, mientras que los hombres necesitan 125 microgramos de vitamina K y 16 miligramos de niacina. Una porción de 1 taza de tomates secados al sol proporciona 4.9 miligramos de niacina y 23 microgramos de vitamina K. También contienen cantidades moderadas de otras vitaminas, como C, A, B-5 ​​y B-9.

Consejos y sugerencias para servir

El sabor concentrado de los tomates secados al sol los hace una adición que es bienvenida para sandwiches y wraps. Añade directamente a tus sándwiches o mézclalos con queso parmesano y un toque de aceite de oliva para hacer extender el sabor del tomate secado al sol. Mezcla los tomates secados al sol en tu salsa de pizza para un sabor más concentrado de tomate o haz un puré de tomates secados al sol, tomates enlatados, aceite de oliva y albahaca para una salsa fresca de pasta. Si te sientes aventurero, marina los tomates secos y aceitunas negras en una mezcla de jugo de naranja y el vinagre balsámico para un plato saludable, pero sabroso.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por mayra cabrera