Información nutricional de las pechugas de pollo asadas

Las pechugas de pollo asadas son un favorito del verano servidas simples o llenas de una salsa barbacoa. Su versatilidad también hace útil esta carne en la cocina; las pechugas asadas no solo sirven como una fuente de proteína de alta calidad por sí mismas, puedes agregarlas a ensaladas y cacerolas para elevar su valor nutricional. Las pechugas de pollo se encuentran disponibles en los supermercados a través de los Estados Unidos y puedes encontrarlas crudas o precocidas.

Calorías y tamaño de las porciones

Una porción de pechuga de pollo asada y sin piel de 4 onzas contiene 187 calorías aunque asegúrate de tomar en cuenta cualquier otra salsa o marinada que utilices en el pollo, para evitar consumir demasiadas calorías ya que esto puede conducir a un aumento de peso. No necesitas pesar tu comida para medir una porción de 4 onzas: este tamaño de porción de pechuga de pollo es aproximadamente del tamaño de la palma de tu mano.

Grasa

Una porción de pechuga de pollo asada de 4 onzas contiene 4 gramos de grasa. Esto cuenta como 19 por ciento de calorías en una porción de pollo. Tu insumo diario de grasa debe variar entre el 20 al 35 por ciento del total de tus calorías, dependiendo en tu género y estilo de vida. Mantén el consumo de grasa dentro de esa gama para evitar un aumento de peso y problemas relacionados con la salud.

Proteína

Consume una porción de pechuga de pollo asada de 4 onzas y contribuirás con 25 gramos de proteína para tu plan de comida. Esta cantidad abarca de 44,6 a 54,3 por ciento de los 46 a 56 gramos del consumo diario recomendado por el Institute of Medicine. Una investigación presentada en la conferencia Digestive Disease Week en mayo de 2010, indica que una dieta alta en proteína animal como las pechugas de pollo asadas puede resultar en una enfermedad inflamatoria del intestino. Se necesita más investigación para confirmar este descubrimiento, sin embargo, consulta con tu doctor si tienes riesgo de enfermedad intestinal.

Minerales

Una porción de pechuga de pollo asada provee 7 por ciento del insumo diario recomendado de hierro, un mineral que tu cuerpo utiliza para crear glóbulos rojos. Sin suficiente hierro en tu dieta puedes sufrir de fatiga, palpitaciones del corazón y piel pálida, una condición conocida como anemia. Una porción de 4 onzas de pechuga de pollo asada también contiene 2 por ciento del calcio que necesitas a diario.

Consideraciones

Las pechugas de pollo asadas pueden contener menos colesterol que otras carnes, pero todavía contienen un tercio del límite recomendado de 300 mg. El colesterol en tu dieta a menudo se queda en tus arterias, se acumula y eventualmente bloquea el flujo sanguíneo. Esto puede resultar en un aumento de riesgo de ataque al corazón y de ataque fulminante.

Más galerías de fotos



Escrito por nicki wolf | Traducido por alejandra rojas