Información nutricional de la lechuga morada

La lechuga morada es, naturalmente, un alimento libre de calorías, según las normas del U.S. Food and Drug Administration. También es libre de grasas y consiste principalmente de agua. Estas características nutricionales crean densidad con baja energía, lo que hace valiosa a la lechuga morada para el manejo de peso. Puedes consumir una porción razonable y sentirte satisfecho y a su vez incorpora muchas vitaminas A y K.

Macronutrientes

La lechuga morada es fácilmente reconocible por su cabeza de hojas sueltas y tonos que varían entre rojo y púrpura oscuro. Tiene casi el mismo perfil nutricional que la lechuga crespa y la romana, pero ésta última tiene el doble de vitamina A. La lechuga morada tiene menor vida útil que las otras variedades, pero todas son muy perecederas y deben ser consumidas en el transcurso de una semana. Para reducir el riesgo de crecimiento bacteriano, refrigera la lechuga antes de las dos horas. Una taza de lechuga morada picada tiene 4 calorías y 1 gramo de carbohidratos totales. También aporta un poco de fibra, pero solo 1 gramo por taza.

Fuente de vitamina A

Varias sustancias pertenecen al grupo de la vitamina A, pero todas están categorizadas como retinoides o carotenoides, según el Linus Pauling Institute. Los retinoides son responsables de los beneficios para la salud asociados con la vitamina A, como la visión normal, la piel sana y la ayuda al sistema inmune. La lechuga morada es una rica fuente de carotenoides, principalmente betacarotenos. Tu cuerpo convierte a estos compuestos en retinol, por lo que contribuye con tus requerimientos diarios de vitamina A. También estarás incorporando cantidades menores de los carotenoides luteina y zeaxantina, que trabajan como antioxidantes en tus ojos. Una taza de lechuga morada contiene 2.098 unidades internacionales de vitamina A, o alrededor del 70% de la dosis diaria recomendada de 3.000 unidades internacionales.

Vitmina K para los huesos y la sangre

Tu cuerpo usa vitamina K para formar proteínas conocidas por formar coágulos sanguíneos. Sin embargo, estas proteínas dependientes de la vitamina K tienen otros roles esenciales: ayudan a mantener la densidad ósea regulando el movimiento de calcio en tus huesos. Otras proteínas formadas por vitamina K inhiben la acumulación de minerales en tus vasos sanguíneos, lo que puede ayudar a prevenir el endurecimiento de las arterias, según una revisión publicada en enero de 2013 en “Trends in Molecular Science". Obtendrás 40 microgramos de vitamina K por cada porción de 1 taza de lechuga morada picada. Esta cantidad aporta el 44% de la ingesta diaria recomendada para mujeres y el 33% en el caso de los hombres.

Otros nutrientes

Para calificar como buena fuente de cualquier tipo de nutriente, un alimento debe aportar al menos el 10% de la ingesta diaria recomendada de tal nutriente en una porción, según la U.S. Food and Drug Administration. Aunque la lechuga morada no es una buena fuente de otros nutrientes, una porción de 1 taza aporta una pequeña cantidad de tiamina, riboflavina y vitamina B6. La misma porción contiene también 0.34 mg de hierro, o el 2% de la ingesta diaria recomendada en mujeres y el 4% en el caso de los hombres, según el Institute of Medicine.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por mariana palma