Información nutricional de la leche de coco

El beber leche de coco podría complacer tu paladar (ya que es naturalmente dulce y está lleno de todo tipo de nutrientes), pero tu cintura probablemente no te va a encantar. Esta bebida cremosa está llena de calorías y grasa, por lo que debes añadirla con moderación a las bebidas mezcladas, los batidos, las copas de la harina de avena o las recetas. Todavía puedes obtener el sabor de coco que se te antoja sin sobrepasarte en las grasas y calorías.

Cantidad de fibra

La leche de coco es uno de los pocos líquidos que contienen una alta cantidad de fibra. Esto ocurre porque la leche de coco se hace licuando la carne del coco y mezclando eso con agua en su interior. Esa carne de coco rallado deja la fibra atrás, algo que no recibirás de una gran cantidad de agua de coco sola. Las Dietary Guidelines for Americans 2010 señala que debes obtener 14 gramos de fibra por cada 1.000 calorías en tu dieta. Cada taza de leche de coco contiene más de 5 gramos de fibra, lo cual es un 18 por ciento de los 28 gramos de fibra que necesitas para una dieta de 2.000 calorías.

Conteo de calorías

Debido al contenido de grasa concentrada de la leche de coco obtendrás una gran cantidad de calorías. Un vaso de 8 onzas tiene más de 550 calorías. Casi 515 de esas calorías, o el 93 por ciento, tiene más de 57 gramos de grasa. También recibirás pequeñas cantidades de proteínas y carbohidratos de la leche de coco, aunque su contenido es mínimo.

Más allá de las grasas saturadas

Pocos alimentos vegetales tienen grasa saturada, que es el tipo de grasa que está vinculado con la enfermedad cardíaca. Los cocos son una de ellas. Menos del 10 por ciento de tus calorías deben provenir de grasas saturadas, que es un máximo de 22 gramos para una dieta diaria de 2.000 calorías, según indican las Dietary Guidelines for Americans 2010. Una porción de 8 onzas de leche de coco tiene más de 50 gramos, más de doble de la cantidad diaria de 2.000 calorías. Sin embargo, el tipo de grasa saturada en la leche de coco no es del todo malo. Parte de ella es ácido láurico. Esta sustancia puede aumentar la lipoproteína de alta densidad, según señala la Harvard Medical School. Tener un nivel alto de HDL puede reducir tus probabilidades de desarrollo de enfermedades del corazón. Así que consumir un poco de leche de coco puede ser beneficioso, aunque debes mantener tu tamaño de porción pequeño ya que todavía es alta en grasas y calorías.

Contenido de micronutrientes

La leche de coco es rica en numerosos minerales, y te da por lo menos el 10 por ciento de la recomendación diaria de varios tipos de ellos. Obtendrás una gran cantidad de hierro para ayudar con el transporte de oxígeno a las células, además de cantidades abundantes de minerales para fortalecer los huesos como magnesio, fósforo y manganeso. La leche de coco beneficia tu salud en general al darle selenio y zinc para mejorar las funciones inmunológicas. No vas a obtener altos niveles de vitaminas de la leche de coco, pero contiene pequeñas cantidades de vitamina B para apoyar tu metabolismo y para darte energía, además de vitamina K que sirve para los procesos de coagulación sanguínea. La leche de coco ofrece algo de vitamina C y vitamina E, nutrientes que protegen las células y eliminan los radicales libres.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por javier enrique rojahelis busto