Información nutricional sobre jícama

La jícama es un vegetal de raíz que se asemeja a una papa muy grande o a un nabo marrón. Cuando se la come cruda, tiene un sabor suave y una textura crujiente, parecido al de una pera inmadura. Cómela cruda, rociada con sal y juego de lima, o úsala para preparar aderezos con especias o hummus. La jícama puede también ser usada para hacer un sofrito para crear una preparación similar a las castañas de agua o puedes saltearla para obtener una guarnición. Una porción de 1/2 taza de jícama cuenta como una porción de vegetales de la pirámide alimenticia del U.S. Department of Agriculture.

Características

La jícama es también conocida como pelenga, yacón o nabo mexicano y está relacionada con la batata. Es nativa de América del Sur y México. Las jícamas pueden crecer hasta 6 libras. Debes pelarlas antes de comerlas o cocinarlas.

Macronutrientes y calorías

Una taza de jícama, que representa 4,6 onzas, contiene sólo 49 calorías y no contiene grasas. La jícama está compuesta principalmente de carbohidratos, aportando 11,47 g por taza. Este vegetal no es una fuente importante de proteína, ya que contiene sólo 0,94 g por taza.

Fibra

La jícama aporta 6,4 g de fibra por taza. Esto corresponde a alrededor del 16% de los 38 g recomendados por día para hombres y al 25% de los 25 g recomendados por día para mujeres por el Institute of Medicine. La fibra es importante para la salud digestiva, contribuye a bajar los niveles de colesterol, controla el azúcar en sangre y ayuda a perder peso.

Otros nutrientes

Una taza de jícama aporta 40% del valor diario de vitamina C, informa Joanne Larsen, R. D. en Ask the Dietitian. También aporta alrededor del 16% de las necesidades diarias de ácido fólico. La jícama es una fuente moderadamente buena de potasio, ofreciendo 195 mg por taza, la misma cantidad que adquieres en un durazno, informa Drugs.com.

Usos nutritivos

La jícama puede ser incluida con otros frutos en una ensalada estilo mexicana. Combina cubos de jícama con mango, piña, melón y pepinos para hacer un refrescante plato tropical lleno de nutrientes. La jícama puede también agregar textura a ensaladas de hojas sin incrementar las calorías, como lo hace el tostón, las nueces o la panceta.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por mariana palma