Información nutricional de un french dip sandwich

Según la leyenda, el french dip sandwich fue desarrollado en el año 1900 por Philippe Mathieu, dueño de un restaurante de California del Sur, quien accidentalmente tira un rollo francés destinado a un sándwich de carne asada en una bandeja de jugos de carne caliente, luego le sirve el sándwich "mojado" a un oficial de policía que recomienda la entrada a sus amigos. El moderno French dip sandwich típicamente consiste en carne asada en rodajas finas servida con o sin queso en un rollo crujiente y acompañado de un pequeño plato de au jus, o caldo de carne sazonada, para mojar. Estos pueden ser muy altos en sodio y grasa. Para incluirlos en una dieta sana y equilibrada, cómelos sólo ocasionalmente y con moderación.

Alto en grasa

Un plano french dip sandwich disponible comercialmente puede contener 481 calorías, con más de la mitad de estas calorías procedentes de la grasa. Siendo una popular comida rápida, el french dip sandwich tiene 33 gramos de grasa total y 25 gramos de grasa saturada. Para un adulto sano después de una dieta de 2.000 calorías, esta cantidad de grasa saturada es más que los 15 gramos recomendados como límite diario. Un sándwich también contiene aproximadamente 60 miligramos de colesterol, es decir, el 20 por ciento del colesterol total que un adulto debe comer cada día.

Rico en proteína

Un típico french dip sandwich ofrece cerca de 18 gramos de proteína. Para una mujer de entre 19 y 70 años de edad, esta cantidad es un 39 por ciento de su requerimiento diario de proteínas, para un hombre de la misma edad, es un 32 por ciento. Los french dip sandwiches que contienen queso, siendo el más popular el suizo o provolone, contendrán poco más de proteína. Una sándwich básico de queso suizo tiene cerca de 21 gramos de proteína.

Bajo en azúcar y fibra

Los french dip sandwiches son ricos en almidón, pero no en azúcares simples o fibra dietética. Un solo sándwich puede contener 50 gramos de hidratos de carbono totales, con sólo 2 gramos aportados por los azúcares y 1 gramo de fibra dietética. Para aumentar la fibra en un french dip sandwich, pide el tuyo para ser servido en pan de trigo entero, o prepáralo en tu propia casa con rollos, bollos o panes integrales caseros o comprados en la tienda.

Peligrosamente altos en sodio

Los french dip sandwiches comerciales proporcionan minerales esenciales tales como el hierro y el calcio, pero también contienen una alta concentración de sodio, con una sola porción se suministra más de 1000 miligramos de sodio. Centers for Disease Control and Prevention dice que los adultos sanos no deben consumir más de 2.300 miligramos de sodio por día. La entidad también recomienda que las personas mayores, los afroamericanos y las personas que sufren de hipertensión, enfermedad renal o diabetes no deben consumir más de 1.500 miligramos al día. Para mantener tu consumo de sodio en el control, prepara tus propios sándwiches en casa con pan bajo en sodio y sin agregar sal a la carne o al au jus.

Buena fuente de vitaminas del grupo B

La carne asada en un french dip sandwich es una buena fuente de algunas vitaminas del complejo B, como niacina, vitamina B-12, vitamina B-6, riboflavina, tiamina y ácido pantoténico. Estos nutrientes juegan un papel vital en el metabolismo energético y en la producción de células rojas de la sangre. Estos también son ricos en vitamina A, que es necesaria para la reproducción celular adecuada, la salud del sistema inmunológico y la síntesis de la rodopsina necesaria para los ojos absorban la luz.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por soledad gomez