Información nutricional sobre la espirulina

La espirulina, como una gran variedad de algas, a menudo se vende en forma de polvo o en cápsulas como alimento o suplemento dietético, tiene un lugar en la mayoría de las dietas saludables. Se le vincula a una serie de posibles beneficios para la salud, como un menor riesgo de cáncer de boca y mejora en la función inmune mejorada. La investigación que apoya los beneficios de la espirulina aún no han confirmado su reputación de luchadora contra la enfermedad; se necesita más investigación para saber qué tan bien funciona, advierte el Centro Médico de la Universidad de Maryland, pero sí beneficia a tu salud debido a su valor nutritivo. Asegúrate de consultar a tu médico antes de tomar la espirulina para evitar posibles efectos secundarios.

Las calorías y la descomposición de macronutrientes

Complementa tu dieta con la espirulina y mejorarás ligeramente tu ingesta de calorías, ya que cada porción de 1/4 de taza contiene 81 calorías. Aproximadamente el 79 por ciento de las calorías provienen de sus 16 gramos de proteínas, un nutriente necesario para la reparación de tejidos, la función inmune y la producción de hormonas. Comer un cuarto de taza de espirulina también aumenta tu consumo de carbohidratos en 7 gramos, con 1 gramo procedente de la fibra dietética. La espirulina es naturalmente baja en grasas, y cada porción contiene sólo 2,2 gramos.

Contenido mineral

Utiliza la espirulina como fuente de minerales beneficiosos. Viene cargada con hierro y manganeso; cada porción contiene 532 microgramos de manganeso y 8 miligramos de hierro. Esto hace llegar al 100 por ciento del hierro recomendado diariamente y el 23 por ciento de la ingesta de manganeso diario para los hombres, y el 44 por ciento del hierro diario y 30 por ciento de las necesidades diarias de manganeso para las mujeres. El hierro ayuda a controlar los niveles de oxígeno de tu cuerpo para evitar la falta de oxígeno, y también transporta el oxígeno a los tejidos. El manganeso en la espirulina ayuda a crear las proteínas que el cuerpo necesita para la cicatrización de heridas, y la función antioxidante del manganeso impide el daño tisular.

Contenido de vitaminas

El perfil nutricional de la espirulina también incluye una gran cantidad de tiamina y riboflavina, también llamadas vitaminas B1 y B2. Ambas vitaminas juegan un papel clave en el metabolismo celular, lo que significa que ayudan a generar energía utilizable. La riboflavina también ayuda a tu hígado a metabolizar las toxinas, mientras que la tiamina ayuda a producir nuevo ADN. Una porción de 1/4 de taza de espirulina proporciona 1,03 mg de riboflavina y 666 microgramos de tiamina. Esto constituye el 94 por ciento de la riboflavina diaria recomendada y el 61 por ciento de las ingestas de tiamina diarias para las mujeres y 79 por ciento y 56 por ciento de las ingestas diarias recomendadas de riboflavina y tiamina para los hombres, respectivamente.

Consideraciones y precauciones

Probablemente, la espirulina sea una adición relativamente segura a tu dieta, señala el Centro Médico de la Universidad de Maryland, pero tiene algunas desventajas potenciales. Suplementos de espirulina de baja calidad pueden venir contaminados con toxinas ambientales, lo que podría representar un riesgo para la salud. El contenido de nutrientes de la epirulina también podría interactuar con una enfermedad subyacente, por lo que no es segura si tienes fenilcetonuria y podría agravar los trastornos autoinmunes, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland. La espirulina también contiene una moderada cantidad de sodio, 293 miligramos por porción, que es el 13 por ciento del límite máximo diario. Esto hace que sea más difícil de encajar en las dietas de sodio controlado. Habla con tu médico antes de empezar a tomar la espirulina, y asegúrate de elegir una variedad de alta calidad para evitar la exposición a las toxinas ambientales.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por rafael ernesto díaz