Información nutricional del aceite vegetal

Los aceites vegetales proporcionan una serie de nutrientes que el cuerpo necesita, incluyendo las grasas y las vitaminas esenciales. También ofrecen una amplia variedad de formas para darle sabor a los alimentos mientras aumentas su contenido de nutrientes. Puedes agregar aceite de oliva a las sopas y guisos, saltear las verduras en aceite de canola o aceite de girasol y poner algunas semillas de lino, sésamo o germen de trigo sobre ensaladas, granola o yogur.

Tipos de grasa

Muchos aceites vegetales contienen grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, principalmente. Estas grasas pueden ser saludables para el corazón y son mejores que las grasas saturadas, sugieren los expertos en salud de Mayo Clinic. Entre los aceites vegetales que contienen grasas poliinsaturadas están los aceites de cártamo, maíz, girasol, soja y semilla de algodón. Algunos aceites con grasas monoinsaturadas son el aceite de oliva, ciertos aceites de semillas como la canola y el sésamo y aceite de frutos secos, como el aceite de maní. Sin embargo, el aceite de coco y otros aceites tropicales contienen principalmente grasas saturadas. Las grasas trans, que incluyen los aceites vegetales parcialmente hidrogenados, pueden ser perjudiciales para su salud, según advierten los expertos de Mayo Clinic.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales son nutrientes necesarios para la salud, pero el cuerpo no puede producir y debe obtenerlos de los alimentos. Los dos tipos principales son ácidos grasos omega-3 y los ácidos grasos omega-6. El ácido linoleico omega-6, se encuentra en los aceites de lino, sésamo, girasol, cártamo y soya, tal como señala en su sitio web John McDougall, MD. Los aceites de lino, de soja y de canola contienen alfa linolénico, un tipo de ácido graso omega-3 similar al de los ácidos grasos en los aceites de pescado.

La vitamina E

Los aceites vegetales son algunas de las fuentes más ricas de vitamina E. Esta vitamina es un antioxidante que protege a las células contra los radicales libres que pueden causar daño. Entre los aceites vegetales ricos en vitamina E están los aceites de germen de trigo, girasol, semilla de algodón, almendra y cártamo. El aceite de germen de trigo proporciona más de 20 mg de vitamina E por cucharada, que es el 135 por ciento de las necesidades diarias, de acuerdo con los expertos en nutrición de la Ohio State University. El aceite de girasol contiene 6,1 mg por cucharada, mientras que 1 cucharada de aceite de oliva ofrece sólo 1,6 mg de vitamina E.

Beneficios para la salud

El aceite de oliva, que ocupa un lugar destacado en la dieta mediterránea tradicional, puede reducir el colesterol LDL y el riesgo de enfermedades del corazón. Aunque el aceite de coco es rico en grasas saturadas, los que lo promueven sugieren que puede tener beneficios para la salud. Esto se debe a que los habitantes de las islas del Pacífico incluso con su dieta tradicional, que es rica en aceite de coco, tienen tasas más bajas de enfermedades del corazón y otras condiciones, según escriben los expertos de la University of Michigan. El ALA en el aceite de linaza también puede tener propiedades cardioprotectoras.

Uso

Aunque la mayoría de los aceites vegetales comunes son útiles para cocinar y darle sabor a los alimentos, los aceites con beneficios para la salud de renombre también tienen pautas de dosificación. Si tomas aceite de linaza por su contenido de ALA, tendrás que usar de 1 a 2 cucharadas por día, según señalan los expertos de la University of Maryland. Para los beneficios cardiovasculares, la FDA recomienda 2 cucharadas de aceite de oliva al día. Las dietas tradicionales de los isleños del Pacífico incluyen al menos 1 cucharada de aceite de coco por día. Los aceites vegetales, por todas las grasas, contienen 120 calorías por cucharada, por lo que si estás cuidando tu consumo de calorías, utiliza aceites vegetales con moderación. Consulta a un profesional de la salud antes de tomar cualquier aceite vegetal en busca de beneficios de salud específicos.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole langton | Traducido por mariana nonino