Información nutricional del pavo vs. el pollo

Durante los últimos 57 años, el consumo de pollo y pavo ha aumentado sustancialmente. Durante ese tiempo, la cantidad media de carne consumida al año por cada persona en Estados Unidos aumentó a 66 libras de pollo y 14 libras de pavo. Estas cifras reflejan el aumento de su reputación por menores calorías y grasa, junto con una excelente nutrición.

Definición

Para comparar el pollo con el pavo, se proporciona información sobre la nutrición de las porciones de tamaños iguales, de 100 gramos. Sin embargo, 100 g no representa necesariamente un tamaño de porción. La pata de pollo promedio pesa 130 gramos, y la pata de pavo promedio pesa 329 gramos. Una media pechuga de pollo tiene alrededor de 118 gramos, mientras que la mitad de una pechuga de pavo tiene unos 390 gramos. En este artículo se resume el valor nutricional, para la carne de pechuga y patas, de pollo y pavo.

Calorías, proteínas y grasa

Las pechugas de pollo y pavo son bajas en calorías (110 a 111), muy bajas en grasa (1 a 2 por ciento del valor diario, o VD) y proporcionan el 46 a 49 por ciento del valor diario de proteína. Las patas de pollo y pavo son un poco más altas en grasa (6 y 4 por ciento del VD, respectivamente), pero aportan menos proteínas (40 por ciento del VD). Una pata de pavo tiene 108 calorías, mientras que una de pollo tiene 120.

Vitaminas

En la carne de pechuga y pata de pollo y pavo se encuentran cuatro de las vitaminas del complejo B, en cantidades casi iguales. Proporcionan tiamina (3 a 5 por ciento del VD), vitamina B12 (6 a 8 por ciento del VD), ácido fólico (1 a 2 por ciento) y ácido pantoténico (7 al 8 por ciento).

Minerales

Todos los minerales esenciales se pueden encontrar en la pierna y la pechuga de pollo y pavo. Son una buena fuente de fósforo (17 a 21 por ciento del VD) y proporcionan entre 5 y 10 por ciento del valor diario de potasio, magnesio y hierro. También recibirás del 1 al 4 por ciento del VD de calcio, sodio y manganeso. El pavo proporciona un poco más de cobre (6 a 7 por ciento) que el pollo (2 a 3 por ciento).

Diferencias

Una diferencia significativa es la cantidad de niacina. El pollo y el pavo son dos grandes fuentes de niacina, pero el pollo tiene más que el pavo y carne de pechuga proporciona más de la carne de la pata. Una pechuga de pollo tiene 56 por ciento de VD de niacina en comparación con el 31 por ciento que ofrece el pavo. Una pata de pollo tiene el 30 por ciento del VD de niacina y la de un pavo tendrá sólo el 13 por ciento. Tanto el pollo como el pavo son buenas fuentes de vitamina B6, pero la pechuga es una fuente más rica (18 por ciento del VD) que la carne de pata (28 por ciento). Lo mismo sucede con la riboflavina, la pechuga proporciona más que las patas (12 por ciento vs. 6 por ciento, respectivamente). Se proporcionan dos minerales, selenio y zincm en diferentes cantidades. El pavo es significativamente más alto en selenio, sin importar el corte, ya que aporta el 35 al 41 por ciento del VD, en comparación con el 19 a 25 po ciento en el pollo. El zinc difiere dependiendo del tipo de carne. Es aproximadamente la misma cantidad en el pollo y el pavo, pero la carne oscura proporciona más del doble de zinc (14 a 20 por ciento del VD) que el que se encuentra en la carne blanca. Finalmente, hay una diferencia en la cantidad de colesterol. El pollo y el pavo tienen aproximadamente la misma cantidad de colesterol, pero la carne de pechuga es menor (20 por ciento del VD) en comparación con la carne de la pata (28 por ciento del VD).

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por sofia loffreda