Información nutricional del vinagre balsámico

Las propiedades picante y dulce del vinagre balsámico lo hacen un ingrediente adaptable, pero también es una potencia nutricional. El vinagre fue descubierto hace 10.000 años por accidente. El vino que se había fermentado en barricas produjo un producto ácido, sabroso que también fue utilizado por sus cualidades medicinales. La variedad balsámica es única ya que el vinagre es mezclado con uvas, creando un producto de buen sabor y bueno para ti.

Variedades de vinagre balsámico

Toda la producción de vinagre comienza con la fermentación de las uvas. La adición del "mosto", la porción cocida de la uva, al vinagre le da a la mezcla balsámica su color y sabor. Existen dos tipos básicos de vinagre balsámico: tradicional y doméstico. Los vinagres balsámicos tradicionales provienen de dos regiones específicas en Italia: Reggio y Módena. La producción tradicional implica procesos largos y complejos. Algunos vinagres típicos se añejan durante décadas creando un sabor dulce y rico, pero estos vinagres son limitados en cantidad y son costosos. Los domésticos son producidos de los Estados Unidos y más ampliamente disponibles por un costo menor.

Nutrientes básicos

El vinagre balsámico es un condimento complementario para muchos alimentos, otorgando grandes sabores pero pocas calorías. Una cucharada de vinagre balsámico contiene 14 calorías y cero gramos de grasas y proteínas. Cada cucharada tiene aproximadamente 2 gramos de carbohidratos y azúcar. La composición nutricional del vinagre balsámico hace que sea una alternativa deseada a condimentos ricos en grasas y altos en calorías y es un complemento nutritivo para cualquier plan de alimentación saludable.

Beneficios agregados para la salud

Las uvas utilizadas para hacer el vinagre balsámico poseen varias ventajas nutricionales. Contiene electrolitos incluyendo calcio, magnesio, zinc, fósforo, potasio y sodio. El bono nutricional alimenticio más significativo del vinagre balsámico son los fitonutrientes, flavonoides, contenidos en las uvas. Los flavonoides son antioxidantes que ayudan a proteger la salud del corazón y el cerebro y sirven para librar el cuerpo de los radicales libres que dañan las células. Consumir vinagre balsámico también se ha correlacionado con el control de azúcar en la sangre. Estudios realizados en ratas han demostrado una asociación entre la ingesta del vinagre con la reducción del colesterol y la presión arterial

Cocinando con balsámico

El aderezo para ensalada encabeza la lista de los usos más comunes para el vinagre balsámico. Sin embargo, su sabor afrutado ligeramente ácido se presta bien para salsas y adobos sabrosos. Esparce balsámico en frutas frescas como fresas y duraznos para darle un toque de acidez. Se reduce a una textura como de jarabe al calentarse en una cacerola y puedes añadirlo como un elemento sorprendente para un plato dulce.

Más galerías de fotos



Escrito por shannan bergtholdt | Traducido por mariana groning