Información nutricional del pastrami

Podrías creer que el pastrami es un clásico de la cocina neoyorquina; sin embargo, su verdadero origen se remonta a Rumania, donde se elaboraba con pechuga de ganso, según afirma Sarah Green del “USA Today”. El pastrami, como lo conoce la mayoría de la gente, se elabora a partir de carne de res, usualmente proveniente del vientre, que se marina en salmuera, se ahuma y se cocina al vapor con el propósito de ablandar la carne que solía ser tan dura. En comparación con otras carnes frías, como la boloña o el salami, el pastrami es bajo en calorías y en grasa, pero alto en sodio. Conocer su análisis nutricional te ayudará a decidir mejor cómo adaptarlo a tu plan alimenticio.

Relleno para sándwich de pocas calorías

Una porción de una onza de pastrami de res contiene 41 calorías, que son más o menos las mismas que contienen las salchichas y el jamón de pavo, ambas consideradas como opciones para preparar un sándwich bajo en grasa y en calorías. Si prefieres la carne de las aves de corral por encima de la de res, el pastrami de pavo también es una buena opción baja en calorías, con 39 por una porción de una onza. Las mayorías de los estadounidenses consumen demasiadas calorías, según afirma el U.S. Department of Agriculture, y habla de otras alternativas más bajas en calorías para ayudarte a mantener tu peso.

Fuente completa de proteínas

Considerado como una carne magra, la mayoría de las calorías del pastrami provienen de su contenido protéico. Una onza de pastrami de res contiene 6 gramos de proteína, mientras que la misma porción de pastrami de pavo contiene unos 4.5 gramos. Como una fuente animal de proteína, ambos tipos de pastrami proporcionan todos los aminoácidos esenciales, haciéndolos fuentes completas de proteína, de acuerdo con Centers of Disease Control and Prevention.

Bajo en grasa, pero una fuente de grasa saturada

Tanto el pastrami de res como el de pavo contienen menos de 2 gramos de grasa en una porción de una onza. Sin embargo, en el pastrami de res la mayor parte de su grasa proviene de grasas saturadas. Incluir demasiadas grasas saturadas en tu dieta puede incrementar el colesterol en tu sangre. La American Heart Association recomienda que tu ingesta de grasas saturadas sea de menos del 7% de las calorías, o de menos de 16 gramos al día si tienes una dieta de 2.000 calorías.

Demasiado sodio

Como pasa con cualquier otra carne fría, el pastrami es rico en sodio. Una porción de un onza de pastrami de res contiene 302 miligramos de sodio, mientras que la misma porción de pastrami de pavo contiene unos 314 miligramos. Consumir demasiado sodio en tu dieta incrementa los riesgos de sufrir de alta tensión arterial y de padecer enfermedades cardíacas. Para mantener la salud de tu corazón, limita tu ingesta de sodio a menos de 1.500 miligramos al día.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por reyes valdes