Información nutricional sobre el croissant

Si visitas Francia, tu viaje no estará completo sin comer un mantecoso croissant mirando la Torre Eiffel. Este delicioso bocadillo para el desayuno, que data del siglo XVII, es un alimento básico de la cocina francesa. También puedes conseguirlo cerca de casa; muchas panaderías y supermercados venden croissants recién horneados todas las mañanas. A pesar de su delicioso sabor, los croissants no son muy saludables.

Un forma suculenta de comenzar el día

Los croissants a menudo vienen de varios sabores, como mantequilla, queso y manzana. Un croissant de mantequilla mediano, según el U.S. Department of Agriculture, tiene 231 calorías, 12 gramos de grasa y 4,7 gramos de proteínas. Un croissant de queso mediano tiene 236 calorías, 11,9 gramos de grasa y 5,2 gramos de proteínas. Un croissant de manzana mediano contiene 145 calorías, 5 gramos de grasa y 4,2 gramos de proteínas. Los croissants rellenos con queso, huevo y tocino o jamón, que se ven mucho en los restaurantes de comidas rápidas, son significativamente más ricos en calorías, grasas y proteínas.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por paula santa cruz