Información nutricional de la calabaza enlatada

Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por mar bradshaw
Al igual que la calabaza fresca, la enlatada tiene una gran cantidad de nutrientes.

Si bien es posible que consumas calabaza (pumpkin) sólo durante las festividades, siempre ha tenido un lugar en la dieta estadounidense y solía ser un elemento básico en la dieta de los nativos americanos y los primeros colonos. La calabaza enlatada te permite disfrutar de los beneficios para la salud asociados con la pulpa de calabaza sin el largo proceso de selección, horneado y triturado de la misma. Es baja en calorías, con 82 calorías por porción, pero ofrece una gran cantidad de valor nutricional en forma de fibra, minerales y vitaminas.

Macronutrientes y fibra

Los hidratos de carbono, en las formas de azúcar y almidón, constituyen la mayoría de las calorías de la calabaza en lata. Cada porción contiene 19,8 gramos de carbohidratos totales, incluyendo 8,1 gramos de azúcar natural y 7.1 gramos de fibra. Esta cantidad de fibra contribuye con el 28 y 19 por ciento de las necesidades diarias de fibra para las mujeres y los hombres, respectivamente. Te ayuda a sentirte lleno después de la comida, reduce el colesterol y previene el estreñimiento. La calabaza enlatada también proporciona una pequeña cantidad de proteína (2,7 gramos) y contiene menos de un gramo de grasa.

Potasio y magnesio

Incluir calabaza enlatada en la dieta aumenta tu ingesta de minerales, y proporciona importantes cantidades de magnesio y potasio. El magnesio trabaja para ayudar a estabilizar la estructura de tu ADN y tus membranas celulares, y también es compatible con tu metabolismo, ayudando en la producción de energía. El potasio en la calabaza enlatada mantiene la función cardíaca saludable y juega un papel en la transmisión nerviosa. Cada porción de 1 taza de calabaza en lata tiene 56 miligramos de magnesio y 505 miligramos de potasio. Esto constituye el 13 por ciento de los requerimientos de magnesio para los hombres y el 18 por ciento para las mujeres, así como el 11 por ciento de tus necesidades diarias de potasio.

Vitaminas A y K

La calabaza enlatada es especialmente rica en vitamina A. Con 38.129 unidades internacionales, una porción de calabaza en lata cubre tus necesidades de vitamina A para el día. Tu cuerpo puede usar esta vitamina para el crecimiento óseo, además de apoyar la función inmune y mantener la agudeza de la visión. La calabaza enlatada también proporciona una significativa cantidad de vitamina K (39,2 microgramos) lo que constituye el 31 por ciento de la vitamina K necesaria por día para los hombres y el 44 por ciento para las mujeres. Obtener suficiente vitamina K en tu dieta facilita la coagulación de la sangre, mientras que los niveles bajos causan sangrado excesivo. La vitamina A en la calabaza se debe a su contenido de carotenoides (un grupo de nutrientes que el cuerpo convierte en vitamina A) que no representan un riesgo de intoxicación por vitaminas.

Consejos y sugerencias para servir

Incluye la calabaza en los productos horneados saludables, como panecillos de grano entero o bollos. Trata de añadir calabaza enlatada a tu avena mientras se cocina, y luego adorna tu desayuno con nueces picadas y jarabe de arce para darle más sabor. Combina calabaza en lata, tomates cortados en cubitos, frijoles negros y especias para un chile saludable de calabaza, o añade pavo cocido picado sin grasa para una opción más alta en proteínas. La calabaza enlatada mezclada con leche, salvia y una cucharada de yogur griego sin sabor también hace una salsa de pasta saludable que tiene una textura cremosa y sin grasa.