Información nutricional de los arándanos

A partir de numerosas investigaciones, se puede concluir que los arándanos ofrecen una nutrición muy rica. Los arándanos contienen cantidades significativas de antocianinas, compuestos antioxidantes que producen los colores azules, morados y rojos en las frutas y verduras. Los arándanos contienen ácido elágico, otro fitoquímico que protege las células del daño. También son una buena fuente de vitamina C, E, magnesio y fibra. El grupo vaccinum (el nombre latino de la familia), puede ayudar a prevenir la infección de las vías urinarias y el cáncer. En 1999, el NIH respaldó la investigación que demuestra que los arándanos son eficaces en la reducción de los efectos de la edad sobre el tejido nervioso.

Arándanos frescos y enteros

En el verano, los arándanos se pueden encontrar frescos y son relativamente baratos. Comer arándanos frescos proporciona fibra, agua, y más vitamina C y potasio que las bayas conservadas. Con menos de 90 calorías por taza, los arándanos frescos son una buena merienda baja en calorías o como un complemento para cereales, panes y ensaladas. Tienen un índice glucémico bajo en comparación con la mayoría de las frutas. Los arándanos frescos también son una buena merienda para los niños, ya que son dulces, pequeños y portátiles, y no requieren más que un buen lavado al prepararlos. Debido a la gran cantidad de pectina (un hidrato de carbono complejo y agente espesante natural) en ellos, los arándanos son excelentes para las confituras, jaleas y salsas.

Arándanos congelados

Si encuentras los arándanos frescos a un precio muy barato, compra más y congélalos en bandejas, dentro una bolsa de plástico hermética. O compra arándanos congelados en la sección de frutas congeladas y utilízalos en productos horneados, salsas, batidos o de postre. El frío no cambia los nutrientes de los arándanos de forma significativa, sólo reduce los 14 g de vitamina C por cada taza a 3 g, y el potasio de 144 g a 84 g por taza. En algunos casos, tales como la cantidad de fibra (que aumenta de 3 g a 4 g por taza) y la cantidad de calcio (de 9 a 12 g por taza), mejoran gracias a la congelación, debido a que el contenido de agua se reduce. Los arándanos congelados son tan sabrosos como los frescos, y se pueden comprar durante todo el año.

Arándanos secos

Aunque son bastante caros, los arándanos secos son una excelente fuente de fibra, carbohidratos complejos y antioxidantes, por lo que vale la pena comprarlos. Las bayas secas son ideales para ir de campamento y hacer senderismo, y se pueden utilizar en granolas, galletas y cereales calientes, o simplemente llevarlas en una mochila para un bocadillo rápido y saludable. Si bien la congelación puede destruir una parte del contenido de vitaminas, la deshidratación, prácticamente, elimina la mayor parte de la vitamina C y E, pero concentra los minerales tales como el calcio, y la fibra, mediante la eliminación de casi todo el agua. Los estudios muestran, sin embargo, que las propiedades antioxidantes de los arándanos se conservan en gran medida en la mayoría de los métodos de secado. Y aunque las bayas salvajes de cualquier forma pueden tener valores altos de nutrientes, las bayas convencionalmente cultivadas siguen siendo más altas en antioxidantes, fibra y muchas vitaminas y minerales que otras frutas.

Más galerías de fotos



Escrito por ann r.b. summers | Traducido por sofia loffreda