Información sobre niños materialistas

Un niño materialista es aquel que valora los objetos tangibles más que relaciones o sentimientos. Cuando el materialismo se establece, el niño tiene un abrumador deseo de posesiones propias, como medio para alcanzar la felicidad. Como padre, tu tienes el poder de influir en tu hijo para buscar maneras de sentirse exitoso y feliz, sin depender de una recompensa material.

Padres que cuentan como modelo

Influencia de los padres es un factor muy importante de si un niño es materialista, según Christine Carter, sociólogo y experto en felicidad, en su blog patrocinado por la Universidad de California en Berkeley. Si los padres compran constantemente ropa que no sea necesaria y otros elementos materiales que se consideran lujos, crean modelos de que los bienes materiales son bien valorados. Porque los padres tienen una gran influencia sobre sus hijos,y los niños son propensos a poner también un gran valor a los bienes materiales.

Influencia de la publicidad

La publicidad puede dar a los niños la impresión de que la posesión de un bien material puede traer la felicidad, el estado o el éxito, según la información de Susanne Opree, investigadora implicada con el Centro para la Investigación sobre la Infancia, la Adolescencia y Medios de Comunicación en la Universidad de Amsterdam, en un artículo en el sitio web de la Salud Acerca del niño. El estudio de Opree sobre el tema indica que los niños entre las edades de 8 y 11 años son susceptibles a las perspectivas que les rodean, incluidas las que ven en la televisión y los anuncios de juguetes y de productos.

La infelicidad abre la puerta

Los niños infelices son más susceptibles a la tentación del materialismo, de acuerdo con un artículo del News & World EE.UU. sitio web de Health Report. Los niños que carecen de experiencias consistentes con las fuentes de la felicidad - amistades, tiempo de familia o el amor - son más propensos a ser infelices. Cuando un niño es infeliz mira TV y compara los productos con la alegría o el éxito, se vuelve más preocupado con las posesiones y el deseo de poseer esos bienes, más que con la búsqueda de relaciones genuinas o experiencias que lo puedan motivar internamente.

La caída de las Recompensas

Los niños pueden desarrollar un sentido del materialismo basado en la forma en que reciben recompensas. Por ejemplo, si las recompensas de un niño por su buen comportamiento a menudo provienen de fuentes externas, como los elementos materiales - un subsidio, un viaje a la tienda de juguetes - puede llegar a ser dependiente de una recompensa tangible para motivarlo a tomar buenas decisiones y seguir -a través de ellas. Los niños tienen que aprender a comportarse y tomar buenas decisiones sobre la base de beneficios intangibles o internos, como un sentimiento de orgullo o un sentido de afecto.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia measom | Traducido por sandra magali chávez esqueda