La influencia de los padres en los objetivos de vida de los niños

Como los primeros, y con frecuencia primarios, modelos a seguir en la vida de un niño, los padres pueden tener una fuerte influencia en los objetivos de vida del niño. Desde las aspiraciones profesionales a las esperanzas de su propia familia llena de niños, las metas de tu pequeño pueden provenir directamente de tus propias creencias. Ya sea que pienses o no que estás influyendo en los objetivos de vida de tu hijo, es probable que tus ideas, valores y pensamientos jueguen al menos algún papel en la fijación de sus metas.

Construyendo una base


Es importante proporcionarle a tu hijo un sentido de pertenencia en la familia.

Los padres tienen un papel fundamental en ayudar a sus hijos a crear una base para el establecimiento de sus objetivos para toda la vida. Esto incluye ayudar a su hijo a desarrollar un sano sentido de la autoestima. Según el sitio web de la American Academy of Pediatrics Healthy Children, un sano sentido de la autoestima incluye un sentimiento de seguridad que el niño tiene sobre sí mismo y también sobre su futuro. Si tu hijo se siente seguro sobre quién es y el futuro en el cual se ve, tendrá más probabilidades de crear metas positivas para toda la vida. Si bien la autoestima es algo que proviene de adentro del niño, los padres pueden influir en este desarrollo al proporcionar un sentido de pertenencia en la familia, permitiendo y aceptando las decisiones del niño, ofreciendo aquellos elogios que conducen al orgullo y al sentido de confianza.

Educación universitaria y superior


La educación de los padres influye en la creencia de que sus hijos deben obtener un título universitario.

Uno de los objetivos que a menudo forma parte de la mente de muchos niños y padres de familia, es la universidad. Aunque no todos los niños asistirán a una institución de cuatro años, los padres sin duda influyen en la elección de que sus hijos continúen con su educación. Hay varios factores que influyen en las expectativas de los padres para las aspiraciones universitarias de sus hijos. Estos incluyen sus creencias y el valor atribuido a la educación después de la secundaria, así como a los títulos de los padres y su ingreso promedio. Por ejemplo, Child Trends Data Bank afirma que si bien sólo el 50 por ciento de los padres que ganan menos de $ 25,000 al año tienen la expectativa de que sus hijos vayan a la universidad, casi siete de cada ocho padres en el grupo de ingresos de $ 75,000 y superior consideran que sus hijos deben obtener al menos un título de cuatro años.

Objetivos educativos generales

De acuerdo con el Michigan Department of Education, las expectativas de los padres en relación al éxito escolar son claves a la hora de predecir el rendimiento académico. Mientras que los padres pueden influenciar las metas de sus hijos a la hora de elegir una universidad o un programa de estudios post-secundarios, también influyen en la actitud general hacia la educación. Estos objetivos difieren de la elección de un programa después de clases en cuanto a que los objetivos generales de la educación a largo plazo puede incluir escuchar bien al profesor, sacar buenas notas o hacer la tarea sin ningún argumento, mientras que los que se refieren a opciones universitarias específicas podrían incluir asistir a la misma universidad que fue papá, o decidirse a seguir los mismos pasos de mamá como médico.

Salud


Los padres pueden servir como una influencia positiva en la salud impartiendo sus propias creencias a través de comidas nutritivas familiares.

Aunque los objetivos de la educación universitaria y general son sin duda fundamentales para el crecimiento y el desarrollo del niño, los objetivos relacionados con la salud son otra área principal durante toda la vida. Desde las creencias sobre la nutrición a los puntos de vista sobre la cantidad adecuada de fitness, hay varias maneras a través de las cuales los padres pueden influir en las metas de salud de su hijo. Si bien es común pensar en el desarrollo de una imagen corporal saludable durante los años de la adolescencia, estos comportamientos, junto con las influencias de los padres sobre ellos, comienzan mucho antes. Los padres pueden ayudar a sus hijos en edad escolar a desarrollar sus metas de salud para toda la vida, como comer una dieta nutritiva o mantener el corazón saludable haciendo ejercicio a medida que el niño crece. De acuerdo con el sitio web sobre salud y desarrollo infantil, Kids Health, los padres pueden servir como una influencia positiva en la salud impartiendo sus propias creencias a través de comidas nutritivas familiares, conversando e involucrando a los niños en el proceso de una alimentación saludable y actuando como un modelo de salud.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por maría florencia lavorato