La influencia de los padres en la obesidad infantil

Más de un tercio de los niños y adolescentes fueron clasificados dentro de las categorías de sobrepeso y obesidad en 2010, según los informes de Centers for Disease Control and Prevention. Los niños y adolescentes con sobrepeso tienen un mayor riesgo tener alteraciones en la presión arterial y el colesterol, problemas óseos y articulares y también tienen una mayor probabilidad de desarrollar diabetes. Los hogares que fomentan la alimentación nutritiva y el ejercicio diario tendrán una mejor oportunidad de criar a niños que crezcan hasta convertirse en adultos sanos.

Planificación de comidas en el hogar

University of Rochester Medical Center señala que el 22 por ciento de los niños y el 15 por ciento de los adolescentes son obesos. Los padres son un factor preponderante en la obesidad infantil y esto tendrá una influencia significativa sobre el peso que el niño tendrá al llegar a la adolescencia. Las principales causas son los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio. Planificar las comidas en casa incluyendo tres comidas diarias y no más de dos pequeños bocadillos saludables al día ayuda a los niños a manejar su peso y a aprender a planificar comidas nutritivas.

Cenando afuera

Prohibir la comida rápida, dulces y alimentos grasos no es la respuesta, según un artículo de 2009 en "The Internet Journal of Allied Health Sciences and Practice". De hecho, las reglas que restringen excesivamente la comida rápida pueden llevar a los niños a sentirse abandonados o privados y animarlos a comer más de los alimentos y bocadillos prohibidos. Enséñale a tus hijos a elegir los alimentos más saludables en el menú cuando coman fuera, pero permite una pequeña golosinas durante la comida para evitar sentimientos de privación. Limita el número de días que tu familia come fuera y localiza restaurantes con opciones saludables para enseñarle a tus hijos a disfrutar de comidas nutritivas aun cuando comen fuera.

Modelando los hábitos de bocadillos

Aunque otros factores, como los compañeros, la publicidad y la escuela, influencian los hábitos alimenticios, los padres juegan un papel clave como proveedores de alimentos, encargados de hacer cumplir la dieta y modelos de conducta, de acuerdo con los investigadores del "Journal of Public Health" en 2013. Julia D. LaRocca, asistente médico, que informa para el "Internet Journal of Allied Health Sciences and Practice" en 2009, afirma que los padres y cuidadores adultos tienen una "profunda influencia" sobre la dieta y los hábitos alimentarios mediante la promoción de actitudes saludables hacia la comida y el refuerzo de la conducta alimentaria. Servir sólo bocadillos azucarados y utilizar los alimentos como recompensa por el comportamiento ayuda a enseñar malos hábitos alimenticios, de acuerdo con LaRocca.

Vida sedentaria

La planificación de comidas juega un papel importante en el establecimiento y mantenimiento de un peso saludable en la niñez, pero los niños también deben moverse para ayudar a la circulación, fortalecer los músculos y mantener el peso bajo control. El exceso de tiempo frente a la computadora y los videojuegos no le ofrece a tus hijos la actividad diaria necesaria para construir músculos y controlar el peso. Las actividades familiares que incorporan la diversión ayudan a que los niños se vuelvan activos sin forzarlos a hacer ejercicios. El ciclismo, natación, caminatas y practicar surf incorporan ejercicio importante como parte de una actividad agradable que los niños pueden continuar en la edad adulta.

Más galerías de fotos



Escrito por david b. ryan | Traducido por barbara obregon