La influencia de los padres en las citas

Cuando el adolescente empieza a tener citas, los padres se llenan de ansiedad. La primera cita representa un gran escalón para un adolescente, pero existe una presión adicional para la que el joven debe prepararse. La página web del Centers for Disease Control and Prevention indica que la exposición a la violencia de pareja en la adolescencia aumenta el riesgo de problemas de salud mental en la adultez. Los padres deben ejercer una influencia positiva en los adolescentes, ya que esto los ayudará a desarrollar relaciones saludables por el resto de sus vidas.

Establecer los límites

Lo primero que debes hacer es establecer reglas para las citas y asegurarte que tu hijo esté al tanto de ellas. Empieza por establecer la edad en la que puede comenzar a salir. La HealthyChildren.org de la American Academy of Pediatrics sugiere que las citas a solas comiencen a los 16 años, aunque puedes variar la edad de acuerdo al nivel de madurez que tenga tu hijo. Otras reglas pueden incluir una política de citas en grupo, indicaciones sobre los lugares a los que puede ir, el rango de edad de los posibles pretendiente y un toque de queda preestablecido.

Identificar las razones de las reglas

Cuando estés haciendo las reglas de las citas, discútelas con tu hijo. Enséñale a tu hijo sobre los peligros de involucrarse en una cita peligrosa, como por ejemplo una violación en la salida, violencia doméstica y la presión de los pares. Según el CDC, cerca del 10 por ciento de la relaciones de los adolescente conllevan algún tipo de violencia física del compañero. Por eso es vital que los padres les comuniquen todos los riegos a los adolescentes antes de permitirles que salgan en una cita. Cuanto más el adolescente conozca sobre los riesgos potenciales, mejor estará cuando se aventure al mundo de las citas.

Comunicación

Sigue conversando con tu hijo sobre sus hábitos en las citas durante toda su adolescencia. Averigua con quién está saliendo y haz un esfuerzo por conocerlo cuando comience la relación. Haz un esfuerzo también para conocer a los padres de la persona con la que sale, ya que esto puede darte información sobre sus hábitos en las citas. No es necesario que sigas a tu hija por toda la ciudad, saber dónde está en todo momento hace más fácil mantenerla a salvo cuando empiece a tener salidas románticas.

Trabajar juntos

No le prohíbas tener citas por completo, ya que seguramente lo hará sin que lo sepas una vez que se interese en las salidas. En lugar de eso, habla con tu hijo sobre los riegos y asegúrate que entiende todo lo que le dices. El trabajar junto con el adolescente, hará más fácil que lo alientes a tener un comportamiento seguro, en lugar de tratar de evitar que no salga en una cita. La HealthyChildren.org recomienda que solo intervengas en la relación de un adolescente cuando se vuelve abusiva o extremadamente dañina para él.

Más galerías de fotos



Escrito por jeremi davidson | Traducido por liz mancilla