La influencia de las escuelas en el comportamiento de los niños

Si bien los investigadores del Centro para la Educación Pública toman en cuenta que los niños estadounidenses gastan alrededor de 900 a 1.000 horas al año de tiempo de instrucción, la jornada escolar no se trata sólo de esfuerzos académicos. Más allá de los libros, las escuelas pueden desempeñar un papel fundamental para influir en el comportamiento de los niños. Desde corregir su mal comportamiento, hasta enaltecer su comportamiento positivo; los maestros, los administradores y los compañeros tienen el potencial de afectar cómo actúa tu hijo.

El comportamiento


Según la Academia Americana de Pediatría para niños sanos, existen tres tipos de comportamientos.

Según la página web de la Academia Americana de Pediatría para niños sanos, los niños participan en tres tipos generales de comportamiento. El comportamiento más positivo es aquél que los padres, los maestros o los adultos esperan, desean o aprueban. Este tipo de comportamiento incluye: acciones tales como escuchar atentamente, obedecer reglas, hacer el trabajo en clase correctamente y a tiempo y actuar de manera educada. La segunda categoría incluye el comportamiento no deseado pero aceptable bajo ciertas condiciones. En estas circunstancias, la enfermedad o el estrés, pueden influir en el comportamiento de manera negativa. Por ejemplo: cuando una alumna de quinto grado tiene un resfriado, podría rechazar la idea de hacer su tarea porque está cansada o no se siente bien. El tercer grupo incluye el comportamiento negativo que nunca debe ser tolerado como la agresión y romper las reglas.

Los compañeros de clase


Los amigos pueden influir en el comportamiento de los niños.

Aunque los niños reciben la mayor parte de su educación en la escuela a través de sus maestros, los compañeros también afectan su aprendizaje. Según el sitio web Niños Saludables, los compañeros pueden iniciar comportamientos negativos en los niños, así como sus cuestiones emocionales cuando rechazan un niño. El niño rechazado socialmente podría expresar sentimientos negativos hacia la escuela y tratar de evitar ir a clase o empezar a actuar de manera agresiva. Además, los niños que de manera insalubre o antisocial, forman parte de un tipo de pandilla, pueden ser presa de la presión de grupo y se comportan de manera en la que contestan de mala gana a los adultos o rompen las reglas. Por otro lado, un amigo con un comportamiento positivo puede influir en las habilidades pro-sociales en tu hijo y ayudarle a aprender acerca de las formas aceptables para actuar.

Los maestros


Un maestro de calidad puede ayudar de manera positiva en el comportamiento de tu hijo.

Tu hija pasa la mayor parte del día de escuela con sus maestros. Si tiene un maestro en primaria o durante el día tiene varios educadores diferentes, los maestros pueden influir mucho más que su aprendizaje académico. Un maestro de calidad puede ayudar a dar forma a la conducta de tu hijo, de manera positiva, mediante la aplicación de reglas claras, modelando los comportamientos sociales, aportando disciplina constructiva y alabando las acciones de tu hijo. Además, existe una relación positiva estudiante-profesor que puede ayudarlo a que se sienta más cómodo hablando con un adulto acerca de los problemas de comportamiento que enfrenta con otros niños, como el acoso (bullying) o las burlas.

Las reglas


Las reglas escolares pueden moldear e influir en la forma en que se comporta tu hijo.

Las reglas escolares pueden moldear e influir en la forma en que se comporta tu hijo. Las reglas son el conjunto básico de expectativas de comportamiento que él debe seguir durante su día escolar. El incumplimiento de las normas dentro de la escuela da como resultado consecuencias negativas, tales como la detención, o incluso, en casos extremos, la expulsión. Una escuela puede proporcionar reglas generales estudiantiles que incluyen ser respetuoso con los profesores y otros estudiantes y ser responsable de sus propias acciones, enfrentando las consecuencias de la mala conducta. Por ejemplo, una escuela primaria puede afirmar que todos los estudiantes deben actuar de una manera respetuosa hacia los profesores, escuchar con atención, no contestar de mala manera y respetar todas las indicaciones que el maestro da. Si el alumno rompe alguna de las reglas, su comportamiento terminará en una cita con el director, una llamada a los padres, de atención verbal, de atención por escrito o la detención en el recreo.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por karla minerva ortiz