Infecciones que causan dolor articular

La artritis común, o la osteoartritis, es la causa más común de dolor en las articulaciones. Sin embargo, algunos tipos de infecciones también pueden conducir a los síntomas de artritis. Las infecciones de las articulaciones comúnmente son debido a la bacteria estafilococo, pero otras bacterias, hongos y virus pueden conducir a dolor en las articulaciones y a la artritis también. En los adultos, las rodillas y las caderas son más propensas a ser afectadas por la artritis relacionada con la infección.

Infecciones no gonocócicas

La bacteria estafilococo es la principal causa de la artritis infecciosa. Aunque las infecciones bacterianas articulares pueden afectar a cualquiera, las personas con diabetes, un trastorno crónico de la articulación o una articulación artificial corren mayor riesgo. Las infecciones articulares, conocidas como artritis séptica, normalmente comienzan cuando las bacterias en la sangre invaden la articulación. Algunas personas desarrollan lo que se conoce como artritis reactiva después de que una infección bacteriana ya ha corrido su curso. La artritis reactiva se cree que es un subproducto de la respuesta inflamatoria del cuerpo a la infección inicial. La salmonella, campylobacter y chlamydia son bacterias comúnmente asociadas con la artritis reactiva.

Infección gonocócica

Las personas que son sexualmente activas están en riesgo de padecer artritis gonocócica, o infección articular debido a la gonorrea, una enfermedad transmitida sexualmente. Las mujeres son más propensas a experimentar artritis gonocócica que los hombres. Como otras infecciones bacterianas, la gonorrea puede esparcirse de la sangre directamente en las articulaciones. Más comúnmente, la artritis gonocócica se desarrolla debido a la inflamación generalizada, ya que el cuerpo trabaja para luchar contra la infección. La artritis reactiva tras una infección por gonorrea también es posible.

Infecciones relacionadas a garrapatas

Las infecciones causadas por picaduras de garrapata comúnmente causan síntomas artríticos. Los ejemplos incluyen la enfermedad de Lyme, babesiosis y la fiebre maculosa de las montañas rocosas. La enfermedad de Lyme es la enfermedad más común no tratada relacionada con la garrapata en los Estados Unidos, puede conducir a dolor crónico en las articulaciones. La babesiosis y la fiebre maculosa de las montañas rocosas normalmente causan síntomas como de gripe y también pueden complicarse con dolor en las articulaciones. Ambas enfermedades pueden progresar rápidamente y ser potencialmente mortales sin un tratamiento adecuado.

Infecciones micóticas

En casos raros, las infecciones por hongos pueden afectar las articulaciones. Un tipo de levadura llamada cándida es la culpable más frecuente, pero otros hongos, incluyendo histoplasma y blastomices, también pueden causar infección y dolor en las articulaciones. Los factores de riesgo para la artritis micótica incluyen la diabetes, el uso de esteroides a largo plazo, cirugía de reemplazo, y el virus de inmunodeficiencia humana. En contraste con la mayoría de las infecciones bacterianas, las infecciones micóticas articulares se desarrollan lentamente en el transcurso de semanas o incluso meses.

Infecciones virales

El dolor en las articulaciones artríticas se desarrolla con frecuencia en ciertas enfermedades virales. La hepatitis B, hepatitis C, infecciones por HIV y el parvovirus se han ligado a los síntomas de la artritis. El dolor en las articulaciones debido a una infección viral generalmente desaparece una vez que el virus ha sido tratado. A diferencia de las infecciones bacterianas, las infecciones virales normalmente no causan daño a las articulaciones a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por niya jones | Traducido por marcela carniglia