Infecciones bacterianas en gatos

Escrito por Robin McClure
Los gatos sufren de una gran variedad de infecciones bacterianas y normalmente necesitarán atención veterinaria.

Los gatos son susceptibles a ciertas enfermedades bacterianas que pueden convertir a un felino normalmente activo y saludable en una mascota enferma que requiera tratamiento médico de un momento a otro. Si bien un gato de cualquier edad puede adquirir una enfermedad bacteriana, los gatos con sistemas inmunes debilitados o aquellos que son muy jóvenes o muy viejos son más vulnerables.

Tipos

Los gatos y las personas pueden adquirir infecciones bacterianas que usualmente requieren antibióticos.

Un tipo común de infección bacteriana en gatos es conocida como infección estreptocócica, una infección que también contagia a las personas. Aunque no es común, los gatos se infectan a veces con el estafilococo aureo resistente a la meticilina, mejor conocido como SARM. Otras infecciones bacterianas pueden afectar el sistema digestivo del gato, como campilobacteriosis. Existen algunos otros tipos de infecciones bacterianas felinas que pueden causar abscesos y algunas pueden infectar los pulmones, el corazón o el hígado. La hemobartonelosis en gatos es una infección bacteriana causada por garrapatas y a veces por pulgas.

Síntomas

Si tu gato tiene síntomas como abscesos o nódulos linfáticos inflamados, programa una visita al veterinario inmediatamente.

Si notas que tu gato tiene fiebre, tose, tiene los nódulos linfáticos inflamados, dificultad para tragar, está extremadamente letárgico o ha desarrollado abscesos, llévalo al veterinario inmediatamente. Otros síntomas podrían incluir tos, inapetencia, vómitos, comportamiento que indica dolor o síntomas similares a los de la artritis que no se habían observado antes.

Tratamiento

Un gato enfermo normalmente está letárgico y puede requerir cuidados constantes durante su recuperación.

Normalmente se prescriben antibióticos cuando tu gato es diagnosticado con una infección bacteriana. Los antibióticos se administran comúnmente por vía oral a través de una jeringa, a veces se inyectan, y en casos muy severos, se administran de forma continua por vía IV. A menudo, un tratamiento puede incluir hidratación y descanso total. Si tu gato está muy enfermo, tu veterinario podría recomendar que sea internado en un hospital o clínica de atención continua para que se administren fluidos y cuidados todo el día. Tu mascota tendrá que evitar a otros animales durante el período de recuperación para no contagiarse de ninguna otra infección mientras su sistema inmunológico está débil. Mientras la infección se diagnostique en una etapa temprana y no existan otros problemas de salud que afecten a tu mascota, tu gato se recuperará por completo.

Causas

Los gatos pueden contagiarse de enfermedades por medio de mordidas, arañazos y cosas que comen.

Las costumbres naturales de tu gato de escarbar en la tierra, arena o en su caja de arena; comer cosas que es mejor no imaginarse y socializar con otros animales, significa que hay muchas posibilidades de que se exponga a infecciones bacterianas. Dependiendo del tipo de infección bacteriana, ciertas infecciones pueden transmitirse entre mascotas y también a las personas, así que ten eso en mente si estás enfermo o viceversa. Las infecciones bacterianas también pueden adquirirse por exposición a través de una herida o procedimiento quirúrgico. Los gatos que salen de la casa podrían estar en contacto con otros gatos y diseminar las infecciones bacterianas por medio de arañazos o mordidas.

Recuperación

Tu gato necesitará descanso adicional para recuperarse totalmente de una infección bacteriana.

Así como las personas con infecciones bacterianas comunes como una infección de la garganta por estreptococo, la recuperación a menudo es rápida. En tanto los antibióticos prescritos hagan su trabajo, tu mascota comenzará a sentirse mejor en unos cuantos días. En cuanto el apetito de tu gato regrese, la energía y los patrones de comportamiento generalmente también regresarán a la normalidad. Tu gato necesitará descansar y beber mucha agua y necesitarás asegurarte de que tu gato termine todos los medicamentos prescritos por el veterinario. Es muy probable que tu veterinario programe una revisión de seguimiento para asegurarse de que la infección se fue antes de avalar la buena salud de tu gato.