Infecciones bacterianas comunes

Cada año, millones de infecciones bacterianas de diferente gravedad afectan a los estadounidenses de todas las edades. Si bien la mayoría son menores, algunas pueden ser potencialmente mortales o representar un riesgo de daño tisular permanente. El uso sensato de los antibióticos es la intervención terapéutica estándar para la mayoría de estas infecciones.

Faringitis

La faringitis es una infección común causada por estreptococos del grupo A. En un artículo de MedlinePlus, la Dra. Linda Vorvick advierte que todos los grupos etarios son susceptibles a la faringitis, pero esta enfermedad es más común en niños de entre 5 y 15 años. La enfermedad normalmente comienza con la aparición abrupta de dolor de garganta y fiebre, a menudo de 101º F (38,3º C) o más. También pueden aparecer náuseas, vómitos y dolor de cabeza. Puede haber inflamación de los nódulos linfáticos del cuello al segundo o tercer día de la enfermedad. El desarrollo de una erupción rojiza y áspera puede ocurrir en el segundo o tercer día de la enfermedad. La resolución de la erupción ocurre aproximadamente en una semana, seguida de una descamación de la piel afectada. Las posibles complicaciones incluyen celulitis o formación de abscesos en las amígdalas, sinusitis y otitis media. La Clínica Mayo aconseja tratar rápidamente con antibióticos para evitar posibles complicaciones a largo plazo.

Foliculitis y forúnculos

Los pelos crecen a partir de estructuras llamadas folículos en la piel. Una infección superficial de los folículos pilosos es llamada foliculitis. La bacteria Staphilococcus aureus es el agente causal de esta infección común de la piel, señala la Cleveland Clinic. Los folículos pilosos infectados se ven como pequeños bultos rojos, que a menudo duelen y se tratan con antibióticos tópicos. La foliculitis puede progresar hacia una infección más profunda y formar forúnculos, que son nódulos intensamente rojos y sobresalientes de aproximadamente media a una pulgada de diámetro. Estos a menudo presentan un centro amarillento debido a la acumulación de pus. Los forúnculos se pueden romper espontáneamente, liberando pus y restos celulares. Esta ruptura alivia el dolor y la inflamación, pero se pueden formar nuevas lesiones en la piel circundante. En casos de forúnculos grandes o recurrentes puede ser necesario el uso de antibióticos.

Clamidia

Los datos de seguimiento recolectados por los Centers for Disease Control and Prevention indican que la clamidia es la enfermedad infecciosa reportada más frecuentemente entre los estadounidenses. La clamidia es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Más de 1,2 millones de casos han sido reportados al CDC en 2008. En la mayoría de las personas, esta infección no produce síntomas. En algunos casos puede haber secreción vaginal o uretral y ardor leve al orinar. Si no se trata, produce enfermedad inflamatoria pelviana en aproximadamente el 10 al 15% de las mujeres afectadas. Esta enfermedad puede producir infertilidad debido al proceso de cicatrización que se produce en los órganos reproductivos femeninos. Las mujeres embarazadas infectadas pueden transmitir la infección a sus bebés y con frecuencia produce infecciones oculares y neumonía en los recién nacidos. El tratamiento con antibióticos en la mujer y su pareja sexual cura eficazmente la infección, sin embargo, esta puede volver a aparecer.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por paula santa cruz