Cómo incrementar la circulación en los brazos

La mala circulación en los brazos puede causar hormigueo, adormecimiento y una sensación de frío en los brazos y manos. Estos síntomas pueden variar en severidad de leve a molesto a doloroso y hasta a la incapacidad. El flujo sanguíneo dañado en tu brazo inferior, muñeca y mano también podría contribuir al síndrome del túnel carpiano y hacer más lenta la recuperación de lesiones o infecciones en las manos y brazos. Incrementar la circulación involucra descubrir y tratar las causas subyacentes del problema y llevar a cabo algunos cambios en tu estilo de vida y dieta para incrementar el flujo de la sangre.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Incorpora al menos 30 minutos de actividad moderada a intensa por día. Caminar a un ritmo rápido, nadar, trotar y otras actividades similares incrementan la circulación en los brazos al incrementar y mejorar la función del corazón, controlando el peso y promoviendo niveles sanos de colesterol.

  2. Trabaja los músculos de los brazos y manos realizando flexiones de brazos (pushups), levantando pesas o realizando entrenamientos de resistencia. Mejorar la condición de tus músculos mejora su habilidad para utilizar el oxígeno.

  3. Corrige cualquier problema con tu postura que pueda estar afectando la circulación en tus brazos. Siéntate derecho al trabajar frente a un escritorio o mesa, tómate descansos frecuentes para moverte y resiste la urgencia de descansar tus manos o muñecas sobre la orilla de tu escritorio.

  4. Limita la cantidad de cafeína en tu dieta. La cafeína causa que tus vasos sanguíneos se encojan y contribuye a la mala circulación.

  5. Deja de fumar. Al igual que la cafeína, fumar detona que los vasos sanguíneos se encojan dañando la circulación. Dejar de fumar también mejora tu salud general y hace más fácil el ejercicio; ambas conseciencias beneficiarán tu circulación.

  6. Controla tus niveles de colesterol y limita la cantidad de grasas trans y saturadas en tu dieta. Come una dieta balanceada que incluya mucha fruta, verduras, carnes sin grasa, productos lácteos bajos en grasa y granos enteros. Los niveles altos de colesterol podría afectar negativamente tu circulación y tener sobrepeso puede reducir el flujo de la sangre hacia tus extremidades.

  7. Determina si algún medicamento que estés tomando pueda estar afectando tu circulación. Incluso algunos medicamentos que no requieren receta médica para el resfrío y las alergias, como aquellas que contienen pseudoefedrina, pueden inhibir la circulación. Un cambio de medicamentos o su dosis podría aliviar tus síntomas. Habla con tu médico y farmacéutico.

  8. Toma un vasodilatador o un bloqueador de los canales de calcio para mejorar tu circulación al dilatar y relajar tus vasos sanguíneos. Los alfa bloqueadores, medicamentos que contrarrestan a la norepinefrina, también podrían ayudarte. Estos medicamentos se adquieren con receta médica.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra ketcham | Traducido por glen boyd