Cómo incorporar más iodo a la dieta

Si bien puedes disponer de suplementos de iodo, y de suplementos multivitamínicos que lo contienen, en realidad puedes satisfacer tus requerimientos diarios de iodo mediante una dieta bien equilibrada que incluya alimentos ricos en este elemento. Debido a que el organismo utiliza el iodo dietario para fabricar hormona tiroidea, una deficiencia de iodo puede conducir al hipotiroidismo, lo cual aminora el ritmo metabólico, y puede provocar retardo mental en bebés nacidos de madres con esta deficiencia, de acuerdo con la American Thyroid Association. Por fortuna, existe una variedad de alimentos saludables que constituyen fuentes excelentes de iodo.

Requerimientos de iodo


Los frutos del mar son ricos en iodo.

Incluir alimentos ricos en iodo en tu dieta cotidiana te ayudará a cumplir la ingesta dietaria recomendada, o RDA, de iodo. No obstante, consulta a tu médico si estás embarazada, en período de lactancia o padeces hipotiroidismo, para comprobar que los suplementos de iodo sean adecuados en tu caso. De acuerdo con el Institute of Medicine, la ingesta diaria recomendada de iodo es de 150 microgramos para hombres y mujeres adultos, 220 microgramos durante la gestación, y 290 microgramos para mujeres en período de lactancia.

Alimentos lácteos


Los lácteos son fuentes de iodo excelentes.

Los alimentos lácteos, incluyendo leche, yogur, queso y helado, constituyen fuentes excelentes de iodo dietario. Aún la leche de soja es una buena fuente de iodo, de acuerdo con la American Thyroid Association. La Office of Dietary Supplements informa que una taza de yogur proporciona 75 microgramos de iodo, una taza de leche contiene 56 microgramos, 1/2 taza de helado de chocolate provee 30 microgramos, y una onza de queso cheddar contiene unos 12 microgramos de iodo dietario. Las Dietary Guidelines for Americans 2010 sugieren consumir tres porciones equivalentes a una taza de alimentos lácteos cuando se sigue una dieta de 2.000 calorías diarias.

Frutos del mar y algas


Las algas tienen un contenido variable de iodo.

Comer frutos de mar, en especial pescados, o algas, es una buena manera de incrementar la ingesta diaria de iodo dietario. Tres onzas de bacalao, surimi o camarones proporcionan, respectivamente, 99, 54 y 35 microgramos de iodo, de acuerdo con la Office of Dietary Supplements. La cantidad de iodo en una lámina entera de algas es variable en extremo, y puede estar entre los 16 y los 2.984 microgramos de iodo. Si estás embarazada o en período de lactancia, limita el consumo de pescado a 12 onzas semanales de algún pescado con bajo contenido de mercurio, por ejemplo camarones, bagre o salmón, según sugiere la American Pregnancy Association.

Sal iodada


No toda la sal es iodada.

El uso moderado de sal iodada en lugar de sal común en los alimentos constituye un medio excelente para mejorar la ingesta diaria de iodo. De todos modos, es importante mencionar que no toda la sal es iodada. La Office of Dietary Supplements informa que 1/4 de cucharada de té de sal iodada contiene unos 71 microgramos de iodo, lo cual es casi la mitad de la ingesta diaria recomendada para adultos. Sin embargo, usa la sal de mesa de manera moderada, ya que puede aumentar en forma drástica la ingesta de sodio. Las Dietary Guidelines for Americans 2010 sugieren limitar el sodio de 1.500 a 2.300 miligramos diarios, y 1/4 de cucharada de té de sal iodada contiene unos 581 miligramos de sodio, de acuerdo con el U.S. Department of Agriculture.

Más galerías de fotos



Escrito por erin coleman, r.d., l.d. | Traducido por sofia elvira rienti