Cómo incorporar cambios en la dieta y en el estilo de vida para controlar los antojos

Los antojos de la comida están relacionados, aunque no siempre, con el hambre real o la necesidad física. Obtener los nutrientes adecuados y las suficientes calorías en tu dieta puede ayudar a reducir el deseo de comer refrigerios altos en grasas y azúcar. El cerebro también es responsable de los antojos de los alimentos. El centro de la memoria, el centro de recompensa y los centros de placer del cerebro se activan cuando deseas alimentos específicos. Los alimentos reconfortantes generalmente satisfacen una necesidad emocional. Comer bien y hacer frente a los problemas emocionales te ayudará a evitar ceder ante las tentaciones.

Come proteínas

Cuando estás satisfecho físicamente, eres menos propenso a pensar en la comida. Evita las dietas excesivamente bajas en carbohidratos y sin grasa, ya que te harán sentirte insatisfecho. Comienza el día con una comida rica en proteínas. Estar satisfecho con un buen desayuno reducirá la tentación de picar alimentos poco saludables más adelante en el día. Come tres comidas y bocadillos con regularidad. Saltarte las comidas puede hacer que tu nivel de azúcar en la sangre baje, y esto puede resultar en deseos de alimentos azucarados. Comer comidas balanceadas mantiene los niveles de azúcar en la sangre estables.

Come atentamente

Concéntrate en los colores, texturas y sabores de la comida en tu plato. No te distraigas viendo la televisión o realizando múltiples tareas mientras estás comiendo. Consume los alimentos lentamente, masticando cada bocado completamente antes de tragar. Evita tragar la comida entera tomando descansos. Basta con bajar el tenedor entre bocado y bocado o tomar un respiro antes de llevarlo a la boca. Te sentirás más satisfecho y será menor la tentación de caer en malos hábitos alimenticios si te sientes totalmente presente cuando comes y puedes disfrutar de la experiencia. Asegúrate de beber suficiente agua, también, porque es fácil confundir la sed con el hambre.

Reduce el estrés

Una forma de reducir el aspecto emocional de los antojos de los alimentos es reducir el estrés en tu vida. Controla tus emociones y los niveles de estrés con abundante ejercicio y aire fresco. Cuando sientes que estás experimentando una necesidad emocional de algo dulce o grasoso, ve a dar un paseo, o trata de tomar un relajante baño de burbujas. Trata de dormir por lo menos ocho horas por la noche. Cuando estás cansado, puedes acabar comiendo en un esfuerzo por obtener más energía, cuando lo que realmente necesitas es descansar.

Cómo funciona el cerebro

Ciertos alimentos, por lo general los altos en grasas y calorías, producen los opiáceos que se unen a los receptores en el cerebro y te hacen sentir bien. El circuito de recompensa es similar a lo que sucede cuando las personas se vuelven adictas a las drogas, sólo que es la comida que está causando el placer y recompensa los centros de tu cerebro para ser estimulado. No es raro sentir la necesidad de comer alimentos ricos en almidón cuando te sientes desanimado. Una clave para resistir las tentaciones de los alimentos es distinguir entre el hambre real y el hambre emocional. Cede ante los antojos emocionales de alimentos sólo ocasionalmente. Tratar de resistirlos por completo puede hacer que te sientas desfavorecido y deprimido, y puede conducirte a comer más alimentos poco saludables con el tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por lize brittin | Traducido por sofia loffreda