Inciensos y cáncer de pulmón

Prender inciensos es parte de la vida diaria tradicional en algunas partes del mundo y es una novedad en otras. Los lugares en donde el incienso se utiliza con mucha frecuencia han estado relacionados con una gran variedad de enfermedades, tales como asma, alergias, cánceres del tracto respiratorio superior e incluso tumores cerebrales en la infancia y leucemias. La relación entre prender inciensos y el cáncer de pulmón aún no se conoce demasiado, ya que algunos estudios demuestran que existe un vínculo sustancial, otros muestran que no existe relación alguna y otros sugieren que es un beneficio protector en poblaciones específicas, como los fumadores.

Químicos peligrosos

De acuerdo a un artículo del 2008 publicado en "Clinical and Molecular Allergy", una vara encendida de incienso genera 5 veces las mismas partículas irritantes en las vías respiratorias que 1 cigarrillo encendido. Además, los inciensos encendidos liberan dióxido de carbono, monóxido de carbono, dióxido de sulfuro, dióxido de nitrógeno, dietilftalate, xilenos, benzeno, aldehídos, tuleno y aminos aromáticos policíclicos. Muchos de estos compuestos se conocen o se consideran agentes provocadores de cáncer, pero aún no se han estudiado en profundidad los riesgos de inhalar el humo del incienso. Además, no se han caracterizado completamente los peligros de respirar los gases provenientes de muchos aceites y fragancias herbales utilizados en los inciensos.

¿El incienso protege a los fumadores?

En 1995, luego de estudiar los efectos de los inciensos encendidos en 346 niños, sus madres no fumadoras, alrededor de 190 mujeres con cáncer de pulmón y 200 sujetos de control, los investigadores asociados con la Hong Kong Anti-Cancer Society concluyeron que encender inciensos no incrementaba el riesgo de contraer cáncer de pulmón en no fumadores. Sin embargo, los inciensos parecían proteger a los fumadores del cáncer de pulmón. Luego de un estudio más profundo, los autores del estudio propusieron la hipótesis de que el beneficio protector en realidad provenía de la dieta más saludable que consumían las personas que prenden inciensos por razones religiosas o tradicionales. El descubrimiento inesperado demostró el impacto de los factores confusos en investigaciones de esta índole.

Resultados contradictorios

Un estudio publicado en la edición de noviembre de 2011 de "Environmental Health Perspectives" parece confirmar las conclusiones anteriores de los investigadores de que el prender inciensos no aumenta las probabilidades de contraer cáncer de pulmón en los no fumadores. Sin embargo, en contraposición a los descubrimientos de los investigadores de Hong Kong, este estudio demostró que los fumadores que prendían inciensos tenían un mayor riesgo de sufrir cáncer de pulmón que los fumadores que no lo hacían. Otro estudio, publicado en la edición de octubre de 2008 de "Cancer", descubrió que el prender inciensos no incrementaba el riesgo general de contraer cáncer de pulmón ni en los fumadores ni en los no fumadores, pero sí aumentaba el riesgo de padecer de un tipo específico de cáncer de pulmón llamado carcinoma de células escamosas. Dado que el carcinoma de células escamosas es un tipo poco común de cáncer de pulmón, su relación con los inciensos puede reflejar los niveles relativamente elevados de determinados químicos en el humo de inciensos --especialmente los aminos aromáticos policíclicos-- que se sabe que inducen los carcinomas de células escamosas.

Perspectivas

El vínculo entre los inciensos y el cáncer de pulmón no se ha establecido formalmente. Sin embargo, el peso de las pruebas científicas sugiere que prender inciensos puede incrementar las probabilidades de sufrir cáncer de pulmón --especialmente el carcinoma de células escamosas-- y el riesgo puede incrementar al exponerse a otros agentes que aumentan las probabilidades de contraer cáncer de pulmón, tales como el fumar cigarrillos. Al igual que otros cánceres de pulmón derivados de la exposición a otros agentes peligrosos, el riesgo debido a los inciensos puede ser proporcional a tu nivel de exposición. Para mitigar los riesgos de contraer cáncer de pulmón y otros problemas de salud debido a la inhalación de compuestos potencialmente tóxicos, ventila todas las habitaciones en donde prendes los inciensos.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por florencia prieto