Cómo impulsarte a ti mismo a ir al gimnasio

Tu entrenamiento en el gimnasio es solo tan bueno como el esfuerzo que pones en él. Puede que sientas que puedes entrenar más duro en el gimnasio pero no estás seguro cómo. Los pequeños cambios en tu rutina pueden ayudar a impulsarte, mejorando tu entrenamiento y llevarte más cerca de lograr tus objetivos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Establece un objetivo, ya sea aumentar una cantidad específica de músculos, perder una cantidad determinada de grasa o correr una maratón. Visualiza lograr tu objetivo y cómo te hará sentir eso cuando lo logres. Vuelve a esta visualización antes de entrenar cuando sientas que quieres abandonar o hacer trampas.

  2. Ten un plan antes de ir al gimnasio. Anota los ejercicios que vas a realizar así como el número de series y repeticiones. También puedes ponerte un tiempo límite para realizar tu entrenamiento. Lleva la lista contigo y marca cada grupo que completes. Haz lo mejor que puedas para atenerte a tu plan. Sólo modifica tu entrenamiento planificado si los ejercicios son avanzados o si experimentas dolor o molestias.

  3. Elimina las distracciones que reducirá tu ritmo o aumentarán tus descansos entre las series de ejercicios. Deja el material de lectura en casa y tu teléfono móvil en el auto. Evita las conversaciones prolongadas con los asistentes al gimnasio usando auriculares y manteniendo un paso ligero de entrenamiento.

  4. Escucha música mientras te ejercitas. Esto disminuye tu percepción del esfuerzo y te ayuda a entrenar más tiempo, según lo expresa el Dr. Dr. Costas Karageorghis de Brunel University. También ayuda a bloquear las distracciones externas. Cuanto más rápido sea el ritmo más rápida será la velocidad de tu ejercicio, por lo que escoge música con una velocidad que sea apropiada para tu entrenamiento.

  5. Usa un cronómetro para controlar los intervalos de los descansos entre las series de ejercicios. Esto te mantendrá en tu tarea y maximizará tu ritmo de entrenamiento.

  6. Lleva a alguien para que entrene contigo en el gimnasio. Un compañero de entrenamiento puede motivarte estimulando una competencia amistosa, dándote apoyo durante los duros entrenamientos y creando responsabilidad. Deja claro que tu objetivo es entrenar duro y asegúrate de que tu compañero esté de acuerdo con tus objetivos.

  7. Se positivo sobre el ejercicio, independientemente de si te gusta entrenar. Encuentra razones para disfrutar de tu entrenamiento y no te preocupes por la fatiga y la incomodidad que vienen con el trabajo duro. Disfruta de tus éxitos y siéntete orgullosos de ti mismo cuando hayas completado una nueva habilidad, levantado más peso o entrenado más duro.

Consejos y advertencias

  • Un entrenador personal te puede ayudar a trabajar más duro en el gimnasio planificando tus entrenamientos y manteniéndote en el ritmo.
  • Prueba las clases grupales como las de ciclismo en el interior. Puede que saques beneficios de la estructura y te motives con el ambiente de grupo.
  • Consulta con tu médico antes de iniciar un programa de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren saglimbene | Traducido por maria eugenia gonzalez