¿Por qué es importante usar zapatos apropiados mientras entrenas?

Ya sea que tu ejercicio implique correr, caminar, hacer deportes o usar los equipos de gimnasia, un zapato deportivo decente es una necesidad. Las lesiones causadas por zapatos inadecuados puede hacer fracasar innecesariamente tu búsqueda de un buen estado físico o intento de pérdida de peso. Invertir en un zapato de calidad puede ayudar a prevenir daños en el pie y los tobillo y hacer de tu entrenamiento una experiencia más agradable y confortable.

Tipos de zapatos

Una variedad de zapatos deportivos están en el mercado para cada tipo de ejercicio. El calzado para correr que ha incorporado amortiguadores está disponible para los corredores y los zapatos para caminar ligeros están disponibles para los caminantes. Los zapatos aeróbicos son ligeros y tienen amortiguación para evitar la fatiga del pie y amortiguar la bola del pie, que está sometida a la presión del ejercicio aeróbico. Las zapatillas de tenis tienen suelas flexibles para proteger tus pies de los rápidos movimientos de lado a lado en la cancha. Los zapatos de baloncesto de suela gruesa proporcionan protección adicional contra el tobillo y contra lesiones en los pies causadas por saltos. Los zapatos de entrenamiento cruzado también están disponibles. Estos son adecuados si realizas una cantidad de tipos de deporte o ejercicios diferentes en tu entrenamiento.

Elige un zapato

The American Orthopaedic Foot & Ankle Society recomienda que el tipo de zapatos que elijas debe depender del deporte que más practiques. Si realizas un cierto tipo de ejercicio tres veces a la semana o más, elige un calzado deportivo correspondiente. El McKinley Health Center recomienda que te pruebes los zapatos por la tarde, por la noche, o después de tu entrenamiento, dado que tus pies están más grandes en este momento. Pruébate los zapatos con calcetines deportivos para asegurar un buen ajuste y ponte de pie para asegurarte de que encajan. Deja media pulgada entre el dedo gordo y la punta del zapato y asegúrate de que puedes mover los dedos de los pies fácilmente. Dobla el zapato para asegurarte de que no sea demasiado flexible, ya que esto puede indicar una falta de apoyo.

Beneficios

Elegir un calzado adecuado puede ayudar a protegerte contra las lesiones más comunes asociadas con el tipo de entrenamiento. Un buen calzado puede disminuir el impacto de tu paso y amortiguar el aterrizaje de los pies. Además, los zapatos de deporte o ejercicio específicos pueden mejorar tu rendimiento, lo que permite, por ejemplo, los cambios de dirección rápidos.

Lesiones

Un calzado de entrenamiento inadecuado puede causarte una serie de lesiones. Además de las lesiones más evidentes, incluyendo las tensiones del tobillo y fracturas, juanetes y callos, otras lesiones menos conocidas son comunes. La metatarsalgia, una condición que se presenta como dolor en el metatarso del pie, puede ser agravada por el uso de calzado deportivo inadecuado, de acuerdo con Harvard's MassGeneral Hospital for children.

Reemplaza tus zapatos

Usar zapatos deportivos no proporciona una protección adecuada para tus pies durante tu entrenamiento. Según Michigan State University's Olin Health Center, las zapatillas deben ser reemplazadas después de cada 350 a 500 millas. Si haces 20 millas a la semana, debes reemplazar tus zapatos cada 20 a 25 semanas. NetWellness aconseja no juzgar el desgaste de los zapatos a partir de las pisadas. En su lugar, comprueba la media suela del zapato, que se dañará antes.

Más galerías de fotos



Escrito por edie grace | Traducido por juan ignacio ceviño