¿Por qué es importante tener una rutina cuando se cuida un niño?

Cómo adulto, probablemente has programado tu día en forma de que puedas tener suficiente tiempo para realizar tus responsabilidades y algún que otro momento de placer. Sin embargo, los niños no tienen la habilidad de planificar sus días y según la página web American Academy of Pediatrics´HealthyChildren.org, los niños se beneficiarían mucho de un horario estructurado.

Seguridad y estabilidad

Cuando los más pequeños saben de las actividades que se harán en el día, que hará después y que actividad ocupará cierto tiempo específico durante el día, reciben seguridad de estabilidad según el sitio online PBS. Esta seguridad se traspasa directamente en sentimientos positivos en el bienestar de un niño que lo hacen sentir apreciado y cuidado. Mientras que el caos puede ser desestabilizador, la consistencia puede ayudar a los niños a progresar y desarrollarse.

Libertad para enfocarse

Preocuparse con respecto a lo que se hará en el horario o que será lo primero para hacer en el día puede quitar un poco de la capacidad de enfocarse en temas cómo aprender, explorar e interactuar con otros. Según la educadora Elaine Comeau, quien escribió para la Northwest Regional Education Service District, una vez que quites la ansiedad y preocupación de preguntarte que actividades se desarrollarán durante el día, darás al niño la habilidad de no preocuparse y aplicar sus energías de manera positiva.

Hábitos de autodisciplina

Con una rutina rápida en marcha, tus pequeños internalizarán la rutina, creando una autodisciplina fuerte, dice Comeau. Con práctica y consistencia, tu niño aprenderá cómo crear su propia rutina que funcionará con él, incluyendo rutinas diarias, rutinas de tareas y rutinas de tareas del hogar. Una persona con autodisciplina es más empedernida, encontrarás que tu niño es más cooperativo porque tiene un sentido de competencia, eliminando la necesidad de discutir por las actividades que tiene que hacer.

Descarta los argumentos

Según la psicóloga Laura Markham de la página web Aha! Parenting, cuando todos sepan que lees libros después de la cena o que tiendes la cama antes del baño, los argumentos terminarán porque no habrá preguntas con respecto a lo que se hará. La rutina puede llegar a ser exigente si nadie objeta contra el horario, solo muestra a tus niños que esa es su rutina y que funciona bien en la familia. Un joven que lucha con las transiciones encontrará más confortable cambiar de una actividad a otra cuando, sabe que pasará después, de manera que se quejará menos.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por liz mancilla