¿Qué tan importante es la relación padre-hija para el desarrollo saludable de una persona?

Una hija aprende cómo son los hombres y cómo es que tratan a las mujeres observando a su padre o a la figura paterna en su vida. Cuando ella crezca, sus relaciones románticas estarán hechas basadas en la relación que tuvo con sus padres o con alguna otra pareja significativa en su vida. Los primeros años son importantes, mientras las niñas van creciendo, ya que éstas desarrollan un sentido de lo que es ser mujer a la edad de 5 años, de acuerdo con la psicóloga certificada y consejera de familia y autora del libro "Tending the Family Heart", Marie Hartwell-Walker, Ed.D. Los padres tienen una gran responsabilidad en la educación y el desarrollo de sus hijas. Su influencia, ya sea negativa o positiva, afecta directamente a la siguiente generación. Hay muchas maneras de que un padre sea una influencia positiva en la vida de su hija.

Respeto a su madre

Los padres deben demostrar respeto hacia la madre de su hija, ya sea que estén casados o no, explica el terapeuta Hartwell-Walker. Esto le dará un ejemplo directo de la forma en la que los hombres deben de tratar a las mujeres. Esto también fortalecerá el lazo de padre e hija ya que el amor y el respeto logran una sana comunicación entre los miembros de la familia. Incluso si es difícil, los padres necesitan encontrar la forma de destacarles a sus hijas los puntos buenos de la madre, teniendo en cuenta que la hija también pertenece al género de su madre. Si los padres ridiculizan, critican o menosprecian a la madre, ellas pueden guardar eso y cargarlo por años.

Demostrar genuino interés

Los padres necesitan conocer a sus hijas y tener interés en quienes son. Los padres encuentran más difícil comunicarse con sus hijas a medida que ellas van creciendo. Los padres que preguntan y escuchan las respuestas por lo general son capaces de desarrollar una mejor comunicación con sus hijas de acuerdo con la investigación hecha por el Doctor Nestor Lopez-Duran, psicólogo clínico de niños y profesor adjunto de la Universidad de Michigan. Incluso si los padres no están de acuerdo con sus hijas, es mejor no decir lo que piensan inmediatamente. A las hijas les importa lo que los padres piensen y quieren forjar reglas y lazos. Los padres necesitan tener en cuenta la importancia de equilibrar la relación haciendo cosas juntos que la fortalezcan y genere recuerdos para toda la vida. De este modo, cuando las pláticas difíciles surjan, será más sencillo hablar y comprometerse.

Adolescencia

Cuando las niñas son pequeñas, ellas admiran a sus padres. Las niñas entre 10 y 17 años siguen necesitando una atención positiva de una figura masculina, un contacto apropiado, afecto y seguridad. La Dr. Meg Meeker, pediatra y autora de "Strong Fathers, Strong Daughters: 10 Secrets Every Father Should Know" explica que los padres suelen alejarse en esta etapa, causando que baje la autoestima de sus hijas. Los padres necesitan seguir mostrando afecto durante la adolescencia. Meeker expone que las niñas puede que busquen relaciones amorosas prematuramente y encuentros sexuales si no reciben cariño de sus padres.

Ser un modelo de su futuro esposo

Como progenitores de sus hijas, los padres representan el modelo de un futuro esposo. Dado que los padres toman las decisiones de familia, particularmente en lo referente a las mujeres de la familia, deben de asegurarse de mostrar respeto y amor por ellas, según señala Hartwell-Walker. Los padres necesitan dar lo mejor de sí para arreglar desacuerdos sin agresión y manteniendo su palabra. Las hijas necesitan ser capaces de confiar en sus padres para hacerlas sentir protegidas. Estableciendo lazos respecto al comportamiento, el afecto y el contacto, las niñas aprenden a confiar en los hombres y escoger una buena pareja cuando estén listas.

Más galerías de fotos



Escrito por karen kleinschmidt | Traducido por mariana perez