¿Por qué es importante potasio en la dieta?

El potasio es importante en la dieta, ya que permite que tus células, tejidos y órganos funcionen de manera óptima. Clasificado como un electrolito, el potasio también regula la actividad eléctrica del corazón, genera proteínas y metaboliza los carbohidratos. Sin embargo, se vuelve más importante en tu dieta a medida que tu cuerpo envejece. De acuerdo con las Guías de Alimentación para las Américas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, (U.S. Department of Agriculture's Dietary Guidelines for Americans) de 2005, una dieta rica en potasio puede disminuir la presión arterial y también puede reducir el riesgo de cálculos renales y pérdida ósea.

Alimentos ricos en potasio

Existe potasio en una amplia variedad de alimentos, y te será dificil hacer una comida sin él. De acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland (University of Maryland Medical Center), o UMMC, el potasio es abundante en todas las carnes. Ciertos tipos de pescado son ricos en potasio, como el lenguado, el bacalao, el salmón y las sardinas. La leche y otros productos lácteos también contienen potasio. Los vegetarianos y los veganos tienen una amplia variedad de alimentos de potasio entre los que elegir. El Instituto Nacional de Salud (National Institutes of Health), o NIH, enumera los alimentos a base de soja, nueces, brócoli, habas (lima beans), guisantes, tomates, papas y batatas, calabaza, melón (cantaloupe), cítricos, plátanos, kiwis, ciruelas y albaricoques (apricots) frescos y secos como alimentos ricos en potasio.

Lo que necesitas

De acuerdo con las Guías de Alimentación (Dietary Guidelines), los adolescentes mayores de 14 años, así como los adultos, necesitan 4,7 g de potasio al día. Las madres lactantes necesitan hasta 5,1 g de potasio al día. La cantidad recomendada de potasio para niños entre las edades de 1 a 3 es de 3g. Para los de 4 a 8, se recomienda 3,8 g por día. Los niños entre las edades de 9 y 13 necesitan 4,5 g de potasio todos los días.

Potasio y salud


Deja las cáscaras en las patatas para aprovechar más el potasio.

Reducir el consumo de sodio es crucial para reducir la presión arterial, lo que puede provocar un accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca y enfermedad renal, de acuerdo con las Dietary Guidelines. Sin embargo, también se puede lograr el mismo objetivo mediante el aumento de potasio en la dieta. La Escuela de Medicina de Harvard (Harvard Medical School) cita un estudio de 2005 publicado en "Hypertension", de la Escuela de Medicina de St. George's, Londres (St. George's Medical School). Este estudio sugiere que el potasio en la dieta fue tan efectivo en la reducción de la presión arterial como los suplementos de potasio. Sin embargo, la Harvard Medical School advierte que una dieta rica en potasio no es adecuada para las personas con condiciones médicas tales como enfermedad renal, ya que deben evitar tanto el potasio como el sodio.

Deficiencia de potasio

La deficiencia de potasio o hipopotasemia, generalmente es causada por el vómito y la diarrea, según el NIH. Sin embargo, ciertos medicamentos, como los diuréticos, y condiciones médicas también pueden causarlao. Algunas personas con hipopotasemia pueden necesitar complementar su dieta con suplementos de potasio. Consulta con tu médico antes de comprar suplementos de potasio o cualquier otro suplemento dietético para tratar los problemas de salud específicos.

Consumo de potasio

A pesar de la abundancia de alimentos ricos en potasio, las Dietary Guidelines indican que los estadounidenses no reciben suficiente en su dieta diaria. En Estados Unidos, los hombres adultos sólo reciben 2,8 a 3,3 g diarios. Las mujeres tienen 2,2 a 2,4 g. La población afroamericana en particular, tiende a sufrir de hipertensión, debido a la sensibilidad al sodio, y deben aumentar la ingesta de potasio. En lugar de tomar suplementos de potasio para satisfacer sus necesidades de salud, la Harvard Medical School recomienda aumentar la cantidad de alimentos ricos en potasio en tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa sefcik | Traducido por mariela rebelo