¿Por qué es importante el juego en el desarrollo y aprendizaje de los niños pequeños?

Él chilla de alegría mientras corre dando saltos por todo el parque, pero todo el juego de tu hijo también lo ayuda a llegar a ser un niño bien redondeado. Los beneficios del juego abarcan casi todas las áreas de desarrollo de un niño. No sólo el juego físico lo ayuda a crecer. El juego histriónico y los juegos con juguetes también estimulan su cuerpo y su mente.

Entender cómo funcionan las cosas

El juego es una forma práctica para que los niños aprendan sobre el mundo y cómo funcionan las cosas. Un niño aprende causa y efecto cuando empuja su coche en su torre de bloques y ésta se cae. Pone a prueba la gravedad cuando se le cae una bola de su casa en el árbol. El aprendizaje activo, como la experiencia de los niños durante el juego, es el más eficaz, de acuerdo con la National Association for the Education oYoung Children. El juego regular le da a tu hijo una base para hacer las conexiones a la nueva información.

Actividades físicas

Cuando tu chiquitín juega, mueve su cuerpo en una variedad de maneras. Correr en el parque ofrece los beneficios físicos obvios del ejercicio, pero el niño también está desarrollando sus habilidades físicas. Esos tipos activos de juego construyen sus habilidades motoras gruesas, acciones como correr, mantener el equilibrio y coordinar sus movimientos. Cuando reduce la velocidad para jugar un juego estacionario, ocupa sus habilidades motoras finas, tales como la recolección de elementos entre los dedos u objetos de transferencia en un recipiente. Cuanto más juega, ejerce mejor control físico sobre su cuerpo.

Hacer amigos

El aspecto social del juego ayuda a los niños pequeños a crecer en sus interacciones con sus compañeros. Mientras juega, el niño aprende a pensar más allá de sí mismo. Jugar con los compañeros le da la oportunidad de poner a prueba sus comportamientos y ver las reacciones. Si él derriba la torre de bloques de un amigo o le quita un juguete a tirones, consigue una reacción negativa de ese amigo. El juego histriónico pone a tu hijo en diferentes roles para probar las expectativas. La oportunidad de aprender estas habilidades sociales y de expresar emociones a través del juego puede aumentar su preparación para la escuela, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics (AAP).

Mejorar el poder del cerebro

El juego trae alegría a los niños pequeños. Cuando un niño juega, explora sus intereses y las habilidades nuevas que aprende. Por ejemplo, un niño en edad preescolar practica vestirse poniéndole la ropa a una muñeca o a un animal de peluche. A medida que realiza estas acciones durante el juego, aumenta su confianza en las habilidades. Tiene la oportunidad de trabajar en sus habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones que le benefician a medida que se acerca a la escuela. El juego libre y la actividad física pueden ayudar a los niños a tener una mejor retención de la información ya que el cambio de la actividad beneficia al cerebro, según la AAP.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por lourdes villaseñor