Por qué es importante el desarrollo del lenguaje para un niño

El lenguaje es una habilidad importante que permite que las personas se comuniquen. Un niño empieza a desarrollar su lenguaje antes de usar las palabras, como cuando los bebés lloran para indicar que necesitan algo. Una demora en el desarrollo de habilidades de lenguaje puede causar frustración en el niño, así como una mala interpretación de lo que trata de decir. Para un niño, poder intercambiar información con los demás de manera adecuada y significativa es muy importante.

Identificación

De acuerdo con la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA por sus siglas en inglés), el lenguaje no es lo mismo que el habla. El lenguaje consiste en una serie de normas sociales que indican la comprensión de los significados detrás de las palabras, poner las palabras juntas en un enunciado para comunicarse y entender órdenes, instrucciones e información dada por otros (ver Referencia 3). Los niños deben desarrollar habilidades de lenguaje para relacionarse con sus padres y compañeros, así como para convertirse en una persona que pueda interactuar socialmente con los demás a lo largo de su vida.

Logros

Cada niño tiene sus propios logros de desarrollo del lenguaje, pero en general, debe mostrar ciertos patrones de comportamiento a una edad específica. A los 12 meses, un bebé debe reconocer y reaccionar al oír su nombre y entonar sonidos. A los 2 años, un niño debe tener un vocabulario de casi 300 palabras y puede responder a órdenes sencillas. A los 3 años ya maneja un vocabulario de 1000 palabras, 90 por ciento de las cuales son entendibles, y además puede decir su nombre y su edad. A los 5 años ya entiende el significado de opuesto y puede hablar con enunciados de hasta nueve palabras. (Ver Referencia 1).

Desarrollo

Un padre puede impulsar el desarrollo de habilidades de lenguaje de un niño al interactuar regularmente, cantarle canciones y leerle cuentos sencillos. A medida que el niño crece, puede hablar sobre cómo le fue durante el día o explicar lo que le gusta o disgusta. Un padre puede jugar con su hijo juegos donde nombren objetos o practiquen conceptos de instrucciones, como dentro, fuera, sobre y a través. Visitar una biblioteca lo animará a leer libros y un padre puede contar a su hijo algunas historias simples y enseñarle rimas para reforzar la repetición y el lenguaje (ver Referencia 2).

Consideraciones

Aunque la mayoría de los niños siguen su propio ritmo de desarrollo del lenguaje, hay ciertas señales de alerta. Un niño que tiene de 18 a 24 meses de edad y no puede seguir instrucciones muy básicas o que no puede hacer vocalizaciones puede tener dificultades en el desarrollo del lenguaje. Un niño mayor de 2 años de edad puede necesitar ayuda profesional si no se entiende lo que habla la mayor parte del tiempo o si no intenta copiar sonidos o gestos. (ver Referencia 4).

Ayuda profesional

Los padres que sospechen que su hijo tiene problemas de desarrollo del lenguaje deben consultarlo con su pediatra. Algunos niños tienen problemas de audición no diagnosticados que pueden afectar el lenguaje y puede ser necesario realizar exámenes médicos. Un médico también puede informar a los padres sobre recursos apropiados disponibles. Los patólogos del habla y del lenguaje pueden asesorarlos cuando noten demoras en el lenguaje expresivo y receptivo y trabajar con los niños para enseñarles habilidades para comunicarse mejor (ver Referencia 4).

Más galerías de fotos



Escrito por meg brannagan | Traducido por carmen maria garcia