¿Qué tan importante es controlar tu ritmo cardíaco durante el ejercicio?

Si has asistido recientemente al gimnasio, habrás visto a otros compañeros que se ejercitan tomándose el pulso. Si es así, te habrás preguntado qué tan importante es controlar o revisar tu ritmo cardíaco cuando haces ejercicio y si tener una pausa demasiado larga para revisar tu pulso vale la pena. Llevar el registro de tu ritmo cardíaco puede ayudarte a asegurar el mejor ejercicio posible.

Tu ritmo cardíaco objetivo

Tu objetivo de ritmo cardíaco es el número de latidos por minuto que debes tener durante tu ejercicio. Es un porcentaje de tu ritmo máximo cardíaco, el número de latidos por minuto que nunca deberías exceder. Se recomienda ejercitarte entre el 70 y el 85 por ciento de tu ritmo máximo cardíaco si estás en buena forma, pero mantener del 40 al 50 por ciento si no lo estás o apenas comienzas a ejercitarte. Puedes encontrar tu ritmo cardíaco objetivo usando las calculadoras en línea que te ayuden a hacerlo.

Problemas al entrenar de menos

Controlar tu ritmo cardíaco te ayuda a evitar que entrenes de menos, que es entrenar a una intensidad demasiado baja. Si no te entrenas adecuadamente, no quemarás suficientes calorías para perder peso, si esa es una de tus metas, y no estarás esforzándote demasiado como para formar tu resistencia y fuerza cardiovascular. Si estás pagando una afiliación en un gimnasio, no entrenarte con intensidad significa una pérdida de dinero y de tiempo también.

Problemas al entrenar de más

Controlar tu ritmo cardíaco también te ayuda a evitar que te sobre-entrenes o que trabajes demasiado fuerte para tu nivel de acondicionamiento. Si trabajas demasiado duro te pones en riesgo de sufrir problemas de la salud. Por ejemplo, podrías deshidratarte, provocar una caída de tu presión, marearte y ponerte en riesgo de lesiones por caídas. El sobre-entrenarte de manera crónica puede aumentar tu susceptibilidad a infecciones y a dolor crónico, de acuerdo con el American Council on Exercise.

Cómo tomarte el pulso

Para tomar tu pulso, MedlinePlus recomienda usar tu muñeca. Coloca dos dedos en tu muñeca debajo de la base de tu pulgar, cuenta los latidos por diez segundos y multiplícalos por seis para obtener tu ritmo cardíaco por minuto. Si no eres bueno en matemáticas mentales, puedes contar tu pulso por seis segundos y multiplicarlos por diez. Si no deseas detener tu ejercicio para tomarte el pulso, puedes invertir en un monitor de ritmo cardíaco. Al ejercitarte a una intensidad moderada, podrás hablar pero no cantar.

Más galerías de fotos



Escrito por melanie greenwood | Traducido por elizabeth garay ruiz