¿Por qué es importante el calcio para la función muscular?

El calcio es tan importante para la función muscular que si su nivel en la sangre está bajo, tu cuerpo tomará el de tus huesos para utilizarlo. De todos los minerales, el que más contiene tu cuerpo es calcio, dicen los National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. El calcio ayuda en las contracciones musculares y a regular la velocidad de las contracciones de tu músculo cardíaco.

Contracción muscular

Tus músculos se contraen a través de un proceso conocido como la teoría de desplazamiento de filamentos. En este proceso, los miofilamentos dentro de tus fibras musculares se agarran entre ellos y se desplazan para producir una contracción muscular. Sin embargo, esto no se puede lograr sin la presencia de calcio. La actina y la miosina son los miofilamentos que producen una contracción. Para cambiar la forma del músculo, la miosina se une a la actina por medio de un puente cruzado de miosina, que es como un pequeño brazo. Este puente cruzado debe unirse en un punto especifico, pero esto está bloqueado por una molécula conocida como tropomiosina. La tropomiosina no sólo está unida a la actina, sino también a otra molécula, la troponina. Después de la excitación del sistema nervioso para una contracción, se libera calcio en la fibra. Se une a la troponina y estimula el movimiento de la tropomiosina, exponiendo el sitio de unión para el puente cruzado de miosina. Debido a la presencia de calcio, tu músculo ahora puede contraerse.

Almacenamiento y liberación

Los músculos están compuestos de fibras individuales que contienen miofibrilos y los elementos necesarios para la contracción. Cada fibra muscular está envuelta en un sarcolema. Dentro del sarcolema no sólo hay miofibrilos, sino también un sarcoplasma que contiene los componentes celulares necesarios. Dentro del sarcoplasma, el músculo almacena el calcio necesario para la contracción. Cuando un nervio estimula a la célula muscular, se envía una señal para liberar el calcio, y el calcio inunda la fibra muscular.

El calcio y la fatiga

Durante el ejercicio, si el calcio en los músculos baja, puedes experimentar fatiga. De hecho, esto podría ser un factor limitante para el desempeño de la duración del ejercicio. No tener suficiente calcio puede interferir con la acción de la actina y la miosina, lo que puede reducir la fuerza de tus contracciones musculares. Otra situación podría ser que la ingesta de calcio en el sarcoplasma está inhibida. En este caso, las contracciones son prolongadas, lo que significa que el músculo no pasa tanto tiempo relajándose entre contracciones, lo que puede conducir a la fatiga.

Músculo cardíaco

El calcio ayuda a regular el latido de tus músculos cardíacos. Tus músculos cardíacos son únicos ya que se contraen por la estimulación de un conjunto especial de células cardíacas conocidas como nudo sinoatrial, o nodo SA. Las células del nodo no tienen un verdadero estado de descanso, sino que cambian de forma espontánea y rítmicamente su polarización para poder comenzar una contracción. Cuando una célula del nodo comienza su despolarización, el sodio con carga positiva fluye dentro de la célula, lo que incrementa su polo. Cuando el nodo SA llega al umbral de -40 mV, rápidos canales de calcio comienzan a inundar los nodos SA con calcio de carga positiva. El calcio enciende al nodo SA, lo que estimula al resto de las células cardíacas para contraerse y se crea un latido.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por laura de alba