Por qué es importante una buena postura mientras trabajas/escribes?

Sin una buena postura, muchas de las tareas diarias que realizas durante tu día de trabajo puede causar problemas de salud inmediatos y crónicos. Esto es especialmente cierto si tu trabajo requiere que te sientes en un escritorio por largos períodos realizando acciones repetitivas como escribir. Comprender cómo la postura afecta a tu cuerpo y los problemas que pueden causar una mala postura puede hacer que eligas y apliques soluciones más fáciles y más eficaces

Propósito

Una buena postura al escribir es importante para reducir tanto las cargas dinámicas como las cargas estáticas que colocas en tus músculos. La carga dinámica se refiere a la presión que colocas en tus músculos durante el movimiento. Esto puede incluir el movimiento de tus brazos, manos y dedos a medida que escribes, así como movimientos de la cabeza y el cuello. La relajación y contracción que componen los movimientos dinámicos requieren una posición corporal que permita una respiración profunda y suficiente flujo de sangre a los músculos activos. La carga estática se refiere a la presión que colocas en los músculos inactivos, como los de la espalda y los hombros. La inactividad pone mayor presión dentro del músculo y puede bloquear el flujo de sangre a los músculos. Cuanto más tiempo permanecen inactivos los músculos, mayor será el impacto.

Consecuencias

La mala postura, incluyendo estar encorvado y una posición incorrecta del brazo y muñeca así como el tiempo que mantienes una postura incorrecta puede producir una serie de consecuencias inmediatas. El dolor muscular y de articulaciones y la fatiga son consecuencias comunes. Además, el flujo insuficiente de sangre puede causar una sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad. Los efectos crónicos o a largo plazo pueden incluir lesiones de los nervios, especialmente en las muñecas, presión arterial alta agravada, una reducción de la fuerza muscular e inflamación muscular.

Posición

La buena postura implica un posicionamiento apropiado tanto para tu silla y tu teclado en una manera que permita a tu pie estar plano sobre el piso, los músculos de tus hombros relajados y tu espalda derecha. La silla que utilices debe soportar tu espalda baja y tener apoya brazos ajustables que te permitan mantener los brazos pegados al cuerpo. Además, la silla debe ser regulable para que puedas ajustar su altura para la colocación correcta del pie, ya sea plano sobre el suelo o en un reposa pies. La posición de tu teclado para escribir debe requerir que tus codos se doblen en un ángulo de no más de 90 grados, permitiendo a tus brazos permanecer en tu costado y a tus muñecas permanecer en un punto muerto, o en una posición casi recta.

Consideraciones

Intenta abstenerte de ajustar la silla para que esté en una posición de descanso. Aunque esto puede ser una posición cómoda para la espalda en el corto plazo, aumenta la presión sobre tus hombros y el cuello. Si tu teclado tiene una almohadilla de muñeca, ten en cuenta que no debes utilizar esto como soporte para las muñecas mientras escribes, ya que el pad causará que dobles la muñeca. Si tienes problemas para mantener la muñeca recta, intenta ajustar el ángulo de tu teclado.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie lohrey | Traducido por mariano abrach