¿Porqué es importante el acondicionamiento muscular?

Una musculatura saludable reduce el riesgo de lesiones y enfermedades. Los músculos que ejercitas en un programa adecuado utilizan y almacenan los nutrientes de los alimentos que consumes. Los músculos bien acondicionados, movilizan tus huesos, lo que aumenta su fuerza. Incorpora diversos ejercicios para desarrollar plenamente la resistencia, fuerza y flexibilidad de tus músculos.

Absorción de glucosa

Los carbohidratos que consumes finalmente se convierten en glucosa, la forma más simple de azúcar. La glucosa se ​​absorbe en la sangre, y después en las células musculares. La insulina es la hormona principal que transporta la glucosa de la sangre a las células. El acondicionamiento muscular, si participas en ejercicios de resistencia, aeróbicos, o aumentas la limpieza de la casa y trabajas en el jardín, tiene un efecto similar al de la insulina sobre la glucosa. Mientras más muevas tu cuerpo en un nivel difícil de actividad física, el páncreas necesita producir menos insulina para procesar la glucosa en la sangre. La actividad física regular ayuda a controlar el azúcar en la sangre y la producción de insulina, lo que reduce el riesgo de contraer prediabetes y diabetes.

Generación de fuerza

El ejercicio contra una resistencia difícil, tal como el bench pressing (press de banca) o squatting (en cuclillas) con un peso mayor, activa un mayor número de células musculares, comparado con levantar el mismo peso cada vez que haces ejercicio. O, si aumentas la velocidad a la que realizas el press de banca y las sentadillas, también usas más células musculares que si lo haces a la misma velocidad. Al acondicionar los músculos para levantar más peso o para empujar y jalar pesos más rápido, se involucran más células musculares que te permiten generar mayor fuerza. Cuanto más fuerte seas, más fácilmente podrás realizar las actividades diarias, dejándote con más energía y con menos lesiones musculares.

Resistencia muscular

La resistencia muscular es la capacidad de los músculos para contraerse repetidamente durante un largo período de tiempo. Si tienes un alto nivel de resistencia muscular, subirás las escaleras con facilidad en lugar de perder el aliento. Viajar por el mundo o cuidar el jardín es más fácil y más agradable cuando los músculos no duelen debido a la inactividad. Y, cuando pasas días ocupada en el trabajo o estás yendo y viniendo alrededor de los niños, al final del día tienes energía para ti misma, o para preparar la cena, siempre y cuando tus músculos estén bien acondicionados.

Prevención de lesiones

Un programa de entrenamiento progresivo para la resistencia aumenta la densidad ósea. El estiramiento regular mejora la flexibilidad muscular y la amplitud de movimiento articular. Ejercitarte con mancuernas, barra, cable polea y ejercicios de acondicionamiento, involucra de manera importante a los músculos pequeños que estabilizan las articulaciones. Un programa completo de acondicionamiento muscular mejora tu capacidad para mantener el equilibrio y corregir la postura corporal, previniendo caídas. Los músculos acondicionados se comportan mejor en suelos resbaladizos y en pasos perdidos, que los músculos no acondicionados, lo que reduce el riesgo de caídas, fracturas por una caída, distensiones musculares y esguinces de ligamentos.

Más galerías de fotos



Escrito por paula quinene | Traducido por sergio mendoza