La importancia de las rutinas de sueño para los niños pequeños

La falta de sueño no es sólo un problema para los adultos ocupados. Los niños de todas las edades no están recibiendo una cantidad adecuada de sueño, lo que afecta tanto a su desarrollo como su comportamiento. La National Sleep Foundation señala que el 25 por ciento de los bebés, niños pequeños y en edad preescolar tienen sueño durante el día y el 30 por ciento de niños en edad escolar tienen problemas para levantarse por la mañana. Establecer rutinas relajantes para dormir, ayuda a evitar que los niños pequeños se conviertan en parte de estas estadísticas.

Importancia del sueño

Es claro que el sueño es esencial, pero el por qué es tan vital que no se entiende completamente. Varias teorías apuntan a qué es necesario para la supervivencia. Ciertos procesos fisiológicos ocurren principalmente, si no totalmente, durante el sueño incluyendo el crecimiento muscular, la liberación de la hormona del crecimiento y la reparación de los tejidos, de acuerdo con Harvard Medical School's Division of Sleep Medicine. Otra teoría, que implica un concepto conocido como plasticidad del cerebro, apunta que determinados cambios en el cerebro que se producen durante el sueño. Estos cambios, que afectan tanto a su organización como a su estructura, tienen un papel clave en el desarrollo de los niños pequeños. La falta de sueño no sólo afecta su crecimiento y su desarrollo, sino también su comportamiento, lo que contribuye a la hiperactividad durante el día y a la mala conducta.

Rutinas para niños pequeños

Las rutinas a la hora de dormir juegan un papel importante en los niños pequeños. Estos rituales nocturnos ayudan a aliviar la ansiedad de la separación, que a veces se produce en los más pequeños. Ciertas actividades, como un baño relajante o un cuento cada noche, también ayudan a los niños a relajarse para dormir. Promover actividades, incluyendo ver televisión o jugar videojuegos, no son rutinas eficaces o buenas a la hora de acostarse. De hecho, son perjudiciales para dormir. Los niños con televisores en sus habitaciones van a la cama cada noche unos 20 minutos más tarde, según Laurie Weinreb-Welch, MPH, CHES, una educadora Pennsylvania State University Extension. Esto se suma a más de dos horas de sueño perdido una semana, lo cual es poco probable que se recupere.

Rutinas de bebés y niños pequeños

Los bebés también se benefician de las rutinas de la hora de acostarse. Un estudio, publicado en mayo de 2009 en la revista "Sleep", encontró que los rituales nocturnos tienen múltiples efectos positivos en los hábitos de sueño de los bebés y niños pequeños. Las madres que participaron en el estudio dieron a su bebé un baño y un masaje. También cortaron las luces 30 minutos después del baño. Las caricias y cantar canciones de cuna también se incorporaron a la rutina. Los hallazgos del estudio sugieren que estos rituales ayudan a que los bebés se duerman más rápido y se despierten con menos frecuencia. Estas rutinas a la hora de acostarse se benefician los niños de la misma manera y también mejoran su estado de ánimo en la mañana.

Fomentar el sueño

Si tienes problemas para conseguir que tu hijo pequeño duerma por la noche, hay cosas que puedes hacer para animarlo a que se calme. No les des a los niños productos con cafeína o grandes cantidades de comida antes de acostarse, ya que puede interrumpir el sueño. Haz que las actividades antes de dormir sean tranquilas y calmadas, no los dejes jugar, ver la televisión o participar en otras actividades que estimulen sus sentidos. Adhiérete a un horario consistente. Asegúrate de que la habitación de tu hijo sea propicia para dormir. Debe ser oscura y tener una temperatura ambiente confortable. Una pequeña lámpara de noche es apropiada para usarse en la habitación.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel morgan | Traducido por gabriela nungaray