La importancia de las reglas y límites para los niños con autismo

De acuerdo con la hoja informativa de Autism-help.org, todos los niños vienen al mundo creyendo que son el centro del universo, la cual es una creencia que abandonan conforme empiezan a comprender que las demás personas tienen sentimientos y creencias que pueden diferir de los suyos. Sin embargo, si eres padre de un niño autista, puedes notar que tu hijo tiene dificultades para comprender que otras personas piensan de forma diferente que él o que alguien más podría interpretar la información de forma diferente. Debido a esto, tener un conjunto claro de reglas y límites ayudará a tu hijo autista a aprender conductas apropiadas, incluso si se le dificulta entender por qué algunas conductas son inapropiadas y otras no.

Estructura

De acuerdo con Bright Tots, un recurso educativo para el desarrollo infantil, los niños autistas dependen profundamente de una estructura para funcionar. El razonamiento detrás de esto es que el mundo es un lugar confuso para un niño con autismo porque él no entiende el mundo de la misma forma que tú lo haces. Tu hijo tiene dificultades para comprender la información sensorial básica y por qué un dato es más importante que otro. Tener una estructura en su vida le ayuda a aprender qué conducta es apropiada en cualquier situación, ya que la rutina rara vez cambia y él se acostumbra a que lo que comprende es normal. La estructura le ayuda a saber qué es aceptable y qué es correcto a través de una rutina repetitiva.

Estrés

Los niños autistas que tienen rutinas se estresan menos que aquellos que no las tienen, señala Autism-help.org. Cuando tu hijo tiene una rutina estricta, es menos propenso a entrar en pánico o tener miedo. Puesto que muchos niños autistas encuentran difícil comprender las diferencias y transiciones en su vida, es importante que le ayudes a minimizar el estrés estableciendo reglas y límites en su rutina. Por ejemplo, puedes crear una tabla con horarios que le permita ver exactamente cómo se ve cada porción del día. Por ejemplo, puedes minimizar el estrés haciendo que sea una regla para él tener que lavarse diariamente sus manos entre la hora de jugar afuera y el almuerzo. Para asegurarse de que siga esta regla y sepa que es un requerimiento lavarse las manos, puedes poner una foto de un jabón con agua sobre la porción de tiempo entre el almuerzo y la hora de juego; esto le ayuda a seguir su rutina al mismo tiempo que obedece las reglas que has establecido para él.

Prevenir berrinches y crisis

Aunque todos los niños son diferentes y tienen su propia variedad de reacciones al cambio o al enojo, tu hijo autista puede ser uno de los muchos que ocasionalmente hacen un berrinche o tienen una crisis. Por ejemplo, si salen de vacaciones, despertar en un lugar diferente con una rutina diferente por varios días puede asustarlo o confundirlo. Como señala Autism-help.org, necesitas preparar a tu hijo autista para el cambio con bastante anticipación y de forma tan frecuente como sea posible para minimizar cualquier reacción negativa que pueda tener ante un cambio en las reglas y límites. Es indispensable que cuando vayas a alterar su rutina o agenda, hables con él con anticipación, advirtiéndole que las reglas y límites que hay en casa siguen vigentes cuando salen de vacaciones. Si quieres cambiar algunas reglas, como la hora de dormir o la cantidad de tiempo que tu hijo puede jugar afuera, debes advertirle con tiempo que las reglas serán diferentes y así le ayudarás a adaptarse.

Límites

Los límites son importantes para tu hijo porque los niños autistas en ocasiones encuentran difícil comprender incluso las reglas más básicas. De acuerdo con Helpguide.org, puedes ayudar a tu hijo a entender los límites utilizando ayudas visuales, como colores que representen las cosas que están bien y las que son peligrosas. Por ejemplo, puedes enseñarle que el rojo significa no y poner una cinta o papel color rojo en las puertas de tu casa que no tiene permitido usar sin ayuda, como las puertas de salida o la puerta del horno. Esto le ayuda a comprender lo que está bien y lo que no lo está, pero sin confundirlo. Aunque un niño sin autismo puede no tener problemas relacionando reglas que ya conoce con reglas nuevas, muchos niños autistas lo encuentran difícil de hacer, por eso es aún más importante utilizar la visualización para ayudar a clarificar límites.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por alejandro cardiel