La importancia de la glucosa

El cuerpo humano requiere glucosa para algunas de sus funciones más importantes. Este azúcar simple provee la energía necesaria para realizar procesos especializados como la digestión y la respiración celular. Los problemas con la cantidad de glucosa en la sangre dan como resultado complicaciones que podrían producir coma o incluso la muerte si no se corrigen rápidamente.

Composición química

La glucosa contiene seis átomos de carbono, 12 átomos de hidrógeno y seis de oxígeno, lo que constituye la fórmula química C6H12O6. La glucosa presente en la sangre y las células humanas son moléculas que tienen la forma de un hexágono.

Función

La glucosa es la principal fuente de energía para el cerebro y también es una fuente de energía para las células de todo el cuerpo. Esta energía ayuda a las células a llevar a cabo la transmisión nerviosa, la contracción muscular, el transporte activo y la producción de sustancias químicas. Cuando consumes alimentos que contienen almidones, las enzimas de la saliva y el jugo pancreático los degrada en moléculas de maltosa. El intestino delgado fabrica moléculas de glucosa separando la maltosa. Luego el torrente sanguíneo transporta la glucosa hacia el hígado para almacenarla o para usarla como fuente de energía.

Hipoglucemia e hiperglucemia

La hipoglucemia ocurre cuando los niveles de glucosa caen por debajo de lo normal. Los niveles normales de glucosa en ayunas varían entre 70 y 99 mg/dL, según el University of Michigan Health System. La hipoglucemia causa confusión, ansiedad, debilidad, hambre, mareos, agitación y dificultad para hablar. La hiperglucemia ocurre cuando los niveles de glucosa se elevan por encima de lo normal. Esto causa micción frecuente, sed excesiva y altos niveles de glucosa en la orina.

Diabetes

La diabetes es uno de los trastornos más comunes asociados con la glucosa. En las personas que no tienen diabetes, una hormona llamada insulina transporta la glucosa de los alimentos hacia el interior de las células del cuerpo. Las personas diabéticas no fabrican la suficiente cantidad de insulina en el páncreas. Como resultado de esto, la glucosa permanece en el torrente sanguíneo en lugar de entrar a las células, lo que eleva los valores de glucemia. Los signos de diabetes son sed excesiva, pérdida de peso no intencional, piel seca, visión borrosa, hambre excesiva, fatiga, micción frecuente y hormigueo en los pies.

Conceptos erróneos

Algunas personas creen que los niveles de glucosa cambian sólo en respuesta al consumo de bocadillos y bebidas azucaradas. Como el cuerpo fabrica la glucosa a partir de la maltosa de los alimentos, cualquier alimento que contenga carbohidratos afecta los niveles de glucemia. Estos alimentos son frutas, hortalizas, panes y pastas. La actividad física y el uso de medicamentos para la diabetes también afecta la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo.

Advertencia

Como la glucosa tiene tantas funciones importantes en el organismo, discute cualquier inquietud sobre los niveles de glucosa con tu médico. Las dietas restrictivas que reducen drásticamente el consumo de carbohidratos pueden producir complicaciones severas. Si tienes diabetes, sigue cuidadosamente tus planes de dieta, ejercicio y medicación. No dejes de tomar tus medicamentos ni cambies la cantidad de insulina sin la supervisión de un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por leigh ann morgan | Traducido por paula santa cruz